Claves para proteger tu ordenador en casa

El ciberataque con WannaCry afectó a empresas, pero preocupó a muchos usuarios domésticos. Desde organismos como la Oficina de Seguridad del Internauta recomiendan actuar con sentido común y seguir cinco pautas. Una de ellas es obvia, contar con un antivirus. ¿Da suficiente protección el que viene de serie con Windows?

.

Redacción / La Voz

El ciberataque mundial con el virus malicioso WannaCry puso en cuestión la seguridad digital de grandes y pequeñas empresas, pero también sobresaltó a una legión de usuarios domésticos, a los que agobiaron un montón de dudas: ¿Puede pasarme lo mismo que a Telefónica? ¿Qué necesito para protegerme?

Tanto los organismos públicos como los expertos consultados por los medios de comunicación hicieron un llamamiento a la calma y volvieron a insistir en que la principal vacuna contra un problema de seguridad es el sentidiño. Y en que la parte más vulnerable de un sistema informático es el individuo y sus hábitos. ¿Cuáles son los buenos hábitos para prevenir «la infección de malware, el robo de datos o mantener la privacidad»?

La Oficina de Seguridad del Internauta (OSI), un organismo público que depende del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) marca varias pautas para el usuario doméstico: uno, establecer contraseñas robustas (nunca se debe poner inicio o 1234); dos, controlar, si hay diferentes cuentas de usuario en el equipo, quién tiene permiso para instalar aplicaciones; tres, hacer copias de seguridad con dispositivos externos; cuatro, tener un antivirus instalado y operativo; y cinco, actualizar siempre a la última versión sistema operativo, programas y apps.

Hay consenso. Para frenar un ataque de ransomware como el que puso en alerta al mundo lo más importante es tener el equipo actualizado. Para eso no sirve un antivirus, pero también coinciden los expertos en señalar que no tener uno es exponerse demasiado. Y eso ha abierto un debate en la Red en los últimos años: ¿qué herramienta de este tipo necesito?

«En un Mac no hace falta antivirus. Y punto». Este mantra ha sido repetido como un evangelio por los usuarios de un ordenador Apple cada vez que alguien se atrevía a glosar las bondades de un PC equipado con Windows. Hace tiempo esa afirmación difícilmente admitía respuesta, pero hoy en día cualquier propietario de un PC equipado con la última versión del sistema operativo de Microsoft puede decir lo mismo con rotundidad. ¿Por qué?

Hay tres factores. El primero, el fundamental, fue el viraje de la compañía de Seattle a la hora de distribuir Windows 10. Al permitir a los usuarios de anteriores versiones -legítimas y no tan legítimas- actualizar gratis el sistema, facilitaron su adopción masiva y la puesta al día de muchos equipos.

El segundo, también decisivo, fue la nueva política de actualizaciones obligatorias. Por defecto, Windows 10 no consulta al usuario si lo quiere instalar, como mucho tiene la cortesía de preguntarle cuando quiere hacerlo. En general, cualquier parche de seguridad puede ser distribuido de forma rápida y masiva a todo el planeta.

Y el tercero, el más concreto, y el que ha generado un debate y una oportunidad para muchos internautas es la mejora de prestaciones del equipamiento de seguridad del sistema operativo. El antivirus Windows Defender ha mejorado mucho sus prestaciones (gracias a la compra de empresas especializadas) y ahora ofrece una buena protección a cualquier usuario medio. Desde la última gran actualización de Windows 10, puede trabajar de manera complementaria a los programas que ofrecen otros proveedores. Y también rivaliza y compite con ellos.

En otra era de la sociedad de la información era fundamental contar con un antivirus externo. Hoy esta situación ha cambiado. Aunque la ciberseguridad es un sector al alza, para un usuario medio hay un gran abanico de opciones gratuitas. Una de las más recomendables es la de Windows.

Cualquier usuario puede usar ahora el centro de seguridad de su sistema para, de un vistazo, comprobar que todo está en orden, que la configuración es la recomendada por Microsoft y que, por ejemplo, el cortafuegos o firewall que viene de serie está activado. Tenerlo así es una de las recomendaciones de la OSI. Y es que este tipo de aplicaciones sirven para proteger ante intrusiones y para optimizar los accesos a Internet, pero aún así no hacen milagros. Si un usuario instala y da permiso para conectarse a la red a una aplicación maliciosa, al firewall le parecerá bien. Por si sola no es suficiente. Siempre hay que tener cuidado y atender los consejos de estos organismos.

Los mejores antivirus

Panda. Una buena alternativa hecha en España. Panda Security es una empresa española fundada en 1990 especializada en seguridad informática y que ofrece un antivirus bastante popular. Tiene versión gratuita y de pago.

ESET. La solución eslovaca. Otro antivirus de larga trayectoria y buena reputación es el NOD32 de la compañía eslovaca ESET. Es un programa de pago.

Defender. El de Windows 10. Windows Defender tiene todas las papeletas para convertirse en el próximo antivirus mayoritario: es competente, gratuito y viene instalado de serie.

Norton. Un clásico, superviviente de otros tiempos. En la era en la que hacía falta un antivirus potente, el Norton de Symantec fue uno de los más populares. Hoy sigue teniendo prestigio y ofrece varios servicios a cambio de 30 euros.

Kaspersky Lab. Uno de los más prestigiosos. Este antivirus ruso ofrece buena protección a un precio razonable, pero lo rodean sospechas de espionaje para el gobierno de Putin.

Avira. Difícil de desinstalar. Avira ofrece una suite de seguridad gratuita bastante completa, pero algo difícil de desinstalar y de controlar.

Avast. Una buena opción gratuita. Avast es uno de los antivirus más populares. Tiene una versión gratuita muy completa, aunque es un poco pesada con sus notificaciones y ofertas para que el usuario se pase a una versión de pago.

Votación
9 votos
Comentarios

Claves para proteger tu ordenador en casa