Mercedes EQB: eléctrico, SUV y con siete plazas

Por Javier Armesto

EXTRAVOZ ON

-

Con un enfoque claro en la comodidad y el uso familiar, el Mercedes EQB ofrece una autonomía máxima que supera los 500 kilómetros y la posibilidad de llevar en sus asientos a medio equipo de fútbol.

22 ene 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

E l Mercedes EQB, equivalente eléctrico del GLB, mide 4,68 metros y se ofrece con tres motorizaciones de 292, 228 y 190 caballos, respectivamente. Nosotros hemos probado esta última, que nos parece más que suficiente para un vehículo de enfoque familiar y de ocio, y que, aunque supera los 2.100 kilos de peso, acelera de 0 a 100 km/h en menos de 9 segundos. La tracción es delantera y dispone de cuatro modos de conducción, incluyendo uno que permite personalizar la entrega de potencia y la dureza de la dirección.

La suspensión tira a blanda, con una excelente absorción de las irregularidades (baches, badenes...), y, junto al tradicional tacto exquisito de todos los modelos de Mercedes y el silencio y la calidad de rodadura propios de un eléctrico, hace que sea un coche muy agradable de conducir y perfecto para viajar en familia.

Precisamente, la opción de montar dos plazas adicionales en el maletero es uno de los puntos fuertes del EQB, ya que los competidores de similar tamaño no tienen esa versatilidad. Son dos asientos aptos únicamente para niños pequeños y que obligan a ajustar longitudinalmente los de la primera y segunda fila para que todos los pasajeros puedan ir razonablemente cómodos. Como los asientos del medio se mueven sobre raíles (y su respaldo también se inclina en varias posiciones), esta operación se puede hacer fácilmente en segundos.

Con la tercera fila ocupada, la capacidad de carga se reduce de 465 a 110 litros, espacio suficiente para llevar dos maletas tipo cabina de avión. Los modelos de cinco plazas tienen un maletero 30 litros más amplio, que es lo que ocupan los asientos cuando están ocultos en el piso.

Estéticamente, el EQB tiene una silueta de SUV bastante cuadrada, con un escalón en la línea inferior de las ventanillas a la altura del tercer pilar. Se distingue también por su firma luminosa, con sendas tiras led que unen tanto los faros como los pilotos traseros. La altura al suelo (15,4 cm) hace que tengamos que descartarlo para un uso todoterreno, pero ayuda a que en marcha tenga un comportamiento noble y sin balanceos en curva. También influye en ello la ubicación de la batería de iones de litio en el suelo del habitáculo, lo que permite bajar el centro de gravedad.

Con una capacidad de 70,5 kWh y un consumo medio combinado de 16,3 kWh a los 100 kilómetros, la autonomía oficial es de 502 kilómetros, aunque ya sabemos que en un eléctrico depende mucho del estilo del conducción, el perfil de la ruta e incluso de la temperatura exterior. En nuestras pruebas arrojó una media de 20,5 kWh/100 km, lo que garantiza cerca de 350 kilómetros sin tener que enchufarlo. La recarga a 100 kW (el máximo que admite) permite que la batería recupere el 80 % en solo 35 minutos.

Las versiones más potentes tienen tracción total y mejor aceleración, especialmente el EQB 350, que es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 6,2 segundos.

La recarga a 100 kWh, el máximo que admite, permite poner la batería al

80 % en solo

35 minutos