El BMW X3 afina su silueta

Por Juan Ares

EXTRAVOZ ON

Tom Kirkpatrick

BMW fue una de las primeras marcas «premium» que apostaron por los SUV, incluso con versiones cupé. El X3 ha sido uno de sus éxitos comerciales en el segmento medio alto y ahora afina su silueta, sus motorizaciones y equipamiento para competir en el mercado.

20 mar 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El poderío estético siempre ha sido uno de los atributos del X3, un modelo que mide ahora 4,70 metros de longitud y que muestra un nuevo frontal donde los riñones característicos de la marca crecen, se han unido entre sí y a cambio se han separado de las ópticas, que por cierto ahora son más afiladas debido a los proyectores LED, e incluso láser, que equipan. También los pilotos traseros tienen más peso visual a ambos lados del portón.

En el interior las pantallas ganan tamaño y se siguen manejando desde un mando central giratorio.

Pero los cambios más importantes del BMW X3 afectan a sus motores. La marca alemana sigue apostando por sus fantásticos motores diésel con 150, 190 y 268 caballos, así como en gasolina sigue ofreciendo los de 184 y 245, aunque las versiones M llegan más arriba. La característica común de todos estos motores son que tienen una asistencia mild hybrid, de 48 voltios, que los hace más potentes, pero también menos gastones, una cualidad que, al menos los diésel, siempre tuvieron. Toda la gama diésel y gasolina recibe la etiqueta ECO.

Las versiones M aportan otra escala de potencias y en el caso del M40D llega a 340 caballos, mientras en gasolina el M40i ofrece 360. Hay versiones XDrive con tracción total y el cambio es el Steptronic de ocho velocidades.