Renault Mégane E-Tech: un paso adelante

Por Juan Ares

EXTRAVOZ ON

@GREG

Renault fue marca avanzada en electrificación, con más de diez años de experiencia y 400.000 vehículos vendidos, pero ahora da un paso adelante con este Megane eléctrico, un compacto de 4,20 metros, autonomía de hasta 450 kilómetros y precios desde 35.200 euros.

20 mar 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El Megane E-Tech eléctrico ante todo se diferencia del resto de la gama por una nueva línea de carrocería más aerodinámica, con indudable aire SUV, de cintura alta, tiradores de puerta empotrados, ruedas de hasta 20 pulgadas, un pilar trasero muy evidente y finas ópticas, tanto delante como detrás.

El interior, a pesar de sus solo 4,20 metros de longitud, es muy amplio, gracias a la plataforma eléctrica CMF-EV, y su diseño se aparta también de lo conocido hasta ahora. Resalta mucho su volante, que no es pequeño precisamente, con formato hexagonal, y las dos pantallas de instrumentos unidas entre sí y con forma de L tumbada. El interior es muy práctico, diáfano, con pocos botones a la vista, numerosos huecos portaobjetos y materiales reciclados. El maletero tiene 440 litros de capacidad.

Tras la experiencia del Zoe, Renault ha dado un gigantesco paso adelante con la nueva motorización eléctrica de este Megane E-Tech. El grupo propulsor ofrece dos versiones de 130 y 220 caballos, o lo que es lo mismo, 96 y 160 kW. Con ellos se consiguen rotundas aceleraciones de 0 a 100 km/h en 7,4 segundos. Este motor, transmisión incluida, pesa solo 145 kilos (un 10 % menos que el Zoe) a pesar de su superior potencia. El nuevo Megane E-Tech 100 % eléctrico también tiene disponibles dos diferentes packs de baterías de ion litio, muy finas y con un peso de solo 395 kilos. La pequeña es de 40 kWh, para una autonomía de 300 kilómetros, mientras la grande es de 60 kWh, para recorrer hasta 450 kilómetros. Están garantizadas durante 8 años o 160.000 kilómetros. Estas baterías están preparadas para recargarse con toda la gama de potencia de los cargadores: 10A/2,3 kW, 16A/3,7 kW, 32A/7,4 kW, 16A/11 kW y 32A/22 kW, estas dos últimas trifásicas. Hasta 400 kilómetros de autonomía se consiguen en 8 horas a 7,4 kW, mientras que 300 kilómetros se pueden conseguir en 30 minutos sobre un borne de recarga rápida de 130 kW. La refrigeración líquida de las baterías mejora su rendimiento y el frenado regenerativo en marcha (bajadas, frenadas), manejado desde las levas del volante, amplía el rendimiento de este modelo. Renault anuncia las primeras entregas en abril y sus precios serán desde 35.200 euros para el de batería de 40 kWh con motor de 130 caballos, mientras que el más caro —batería de 60 kWh y 220 caballos— partirá de 47.700 euros.