Hyundai Ioniq 5: poder coreano

Por Javier Armesto

EXTRAVOZ ON

-

Parece el coche de «Regreso al futuro». Las puertas no se abren hacia arriba, pero tiene un diseño vanguardista, está lleno de detalles sorprendentes, ofrece casi 500 kilómetros de autonomía y acelera de 0 a 100 en menos de 7,5 segundos. Solo le falta volar.

19 feb 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

EEl Hyundai Ioniq 5 mide 4,63 metros de largo y tiene una carrocería de cinco puertas muy vanguardista. Dominan las líneas rectas, con un gran pliegue en diagonal recorriendo todo el lateral y unos faldones delantero y posterior muy limpios. Los tiradores de las puertas escamoteables, los pasos de rueda con marcas dinámicas y una parrilla frontal rectangular y muy estrecha le dan personalidad. Mención especial merecen los faros y pilotos traseros, con un diseño de leds geométrico muy atractivo. El coche parece un concept-car trasladado directamente de la mesa de dibujo a la carretera.

En el interior lo primero que llama la atención son las dos grandes pantallas de 12,3 pulgadas situadas en el salpicadero sobre una superficie con acabado en blanco. No es lo único inusual: la consola central se desliza sobre raíles y deja al descubierto el suelo plano. Hay huecos enormes para dejar cosas, incluso objetos grandes como un bolso o una mochila, y una guantera tipo cajón. Las butacas delanteras abrazan perfectamente la espalda y el reposacabezas es muy agradable, al igual que el suave tacto del volante.

El climatizador tiene sus propios controles táctiles, la palanca de selección de marcha está en el volante y sobre el parabrisas se proyecta la información del head up display. La sensación es como estar en un coche futurista, con líneas muy depuradas y prácticamente ningún adorno superfluo.