Citroën AMI: de peregrinación por el Camino

Por Juan Torrón

EXTRAVOZ ON

Rolando Gil

Por unos días, el Citroën AMI abandonó la ciudad para adentrarse en el fascinante Camino de Santiago. Más de 764 kilómetros recorridos en modo cien por cien eléctrico para llegar a la capital de Galicia y demostrar su limpia utilidad

21 sep 2021 . Actualizado a las 10:22 h.

Cualquier momento es bueno para hacer el Camino de Santiago, debió pensar el pequeño AMI de Citroën. De Roncesvalles a Santiago de Compostela recorrió más de 764 kilómetros por carreteras y caminos sinuosos de Navarra, La Rioja, Castilla y León para finalmente llegar a Galicia en busca de la compostelana.

El trayecto elegido es el mítico Camino Francés, en su versión navarra, con salida desde Roncesvalles. Si en el siglo XII, el Codex Calixtinus recomendaba 16 etapas hasta llegar a la catedral de Santiago, el Citroën AMI cubrió estos 764 kilómetros en 23 etapas, un ritmo que se acerca al que llevan los peregrinos del siglo XXI, gracias a sus 75 kilómetros de autonomía 100 % eléctrica. Sin embargo, el AMI no se cansó ni tuvo que parar a curarse ampollas ni rozaduras, por lo que pudo cubrir tres etapas en un día, una hazaña realista teniendo en cuenta sus tiempos de carga, por lo que completó el total de este itinerario en solo 8 días.

El Citroën AMI ofrece libertad total de movimientos de un modo totalmente ecológico, el confort que ha cimentado la reputación de Citroën y un espacio interior a la medida de las necesidades de las personas. Sus cero emisiones de CO2 le permiten acceder a zonas de bajas emisiones en el centro de las ciudades, con una conducción sencilla y silenciosa, incluso en picos de contaminación. Su autonomía se adapta perfectamente a trayectos cortos urbanos, periurbanos o en zonas rurales. Y es que AMI se defendió a la perfección sobre muchos terrenos, con caminos polvorientos e incluso barro.