Skoda Kamiq: un buen precio y una fiabilidad demostrada

Por Juan Lojo

EXTRAVOZ ON

skoda

En la pugna de los SUV pequeños por debajo de los 15.000 euros, el Skoda Kamiq es una opción a tener en cuenta. No es el más avanzando tecnológicamente de los coches que se pueden comprar en este segmento, pero a cambio ofrece una fiabilidad demostrada y un diseño con personalidad

21 sep 2021 . Actualizado a las 10:37 h.

U no de los latiguillos que más azotan las opiniones sobre la actual oferta de automóviles es que los coches actuales son «como lavadoras». Es el mantra de quienes sostienen que el mercado ha saturado los concesionarios de vehículos con un diseño muy similar, rayando en lo impersonal, con unas motorizaciones muy contenidas debido a las normas de emisiones; y eso sí, cargados de tecnología que muchos sospechan que se quedará caduca a la vuelta de la esquina. Lo malo es que un coche no cuesta lo mismo que una lavadora, y a la hora de tomar una decisión sobre su compra, las dudas se disparan. Quizás ese sea, entre otros muchos, el motivo de que la venta de automóviles haya caído de forma tan drástica en los últimos tiempos. En este escaparate en el que uno ya no sabe muy bien qué llevarse a la cesta, el Skoda Kamiq ofrece un par de buenos argumentos para ser el elegido.

El primero de ellos, el precio. Con las ofertas actuales de Skoda es posible comprar un modelo de acceso al Kamiq por menos de 15.000 euros. El segundo, la fiabilidad demostrada. El coche comparte numerosos elementos tecnológicos de la anterior generación del grupo VAG alemán, y puede decirse que si se hubiesen hecho algunos experimentos con gaseosa, estos ya estarían solucionados. Lógicamente es posible comprar un vehículo por menos de este precio, pero aquí entraríamos en el debate de si merece la pena conducir un SUV pequeño o decidirse por un tres puertas utilitario al que no se le va a exigir mucho más que llevarnos de un sitio a otro. Cuestión de estilo.

Hemos tenido la ocasión de probar durante tres días un Kamiq y podemos confirmar que se trata de un coche recomendable en cualquiera de las versiones que ofrece. Eso ya depende de lo que uno esté dispuesto a pagar: el modelo que nosotros hemos conducido, un TSI de 150 caballos, con acabado Sport, manual de 6 velocidades y con paquete LED, es un automóvil sin tacha. Pero claro, ya supera de largo los 20.000 euros. Aunque el acabado Ambition, el que mejor precio tiene ahora mismo, lleva de serie un buen paquete de infoentretenimiento y de ayuda a la conducción, que no está mal para un 95 CV gasolina con cinco velocidades y un consumo de 5,7 a los cien.