¿Cómo afectan las altas temperaturas al estado del parabrisas de nuestro coche?

La exposición prolongada al sol de los vehículos puede provocar que se debilite el cristal y que aparezcan grietas

Los viajes en coche tienden a incrementar en la temporada estival por múltiples razones, dado que en estos meses la mayoría suele coger vacaciones o hay quienes aprovechan las buenas temperaturas para hacer escapadas los fines de semana.

Pero antes de emprender cualquiera de estos viajes, es imprescindible cerciorarse de que el vehículo se encuentra en perfecto estado para circular, realizando una revisión del nivel de aceite, vigilando el estado de los neumáticos y cuidando en todo momento la forma en la que se encuentran los parabrisas, ya que suele ser uno de los elementos que más tiende a sufrir durante el verano

Además, una vez emprendido el viaje, también se debe cuidar el estado de las lunas del vehículo, ya que pueden sufrir desperfectos a causa de las altas temperaturas, de los insectos y piedras que se proyectan sobre ellos o de la exposición a zonas con arena y tierra en suspensión. Y en caso de que fuese necesario, se recomienda reparar el parabrisas de tu coche de manera inmediata, para evitar riesgos mayores.

Pero no te preocupes, a continuación encontrarás algunos sencillos consejos que indican cómo actuar en los posibles casos que pueden aparecer.

¿Qué le puede suceder al parabrisas en caso de estar expuesto a altas temperaturas?

El principal riesgo que corren las lunas de un coche durante el verano es la exposición prolongada a altas temperaturas, lo que puede debilitar el cristal y llevar a que sea más propenso a agrietarse en caso de sufrir algún impacto. Esto ocurre debido a que los cambios bruscos de temperatura hacen que el cristal se expanda y contraiga de forma constante, haciendo que sea más frágil.

Además, las altas temperaturas llevan a las grietas que puedan aparecer en el parabrisas a expandirse, haciendo más difícil su reparación, por eso es conveniente acudir cuanto antes a solucionarlas.

Pero aunque no podamos evitar las temperaturas extremadamente elevadas del verano, sí que podemos llevar a cabo determinadas acciones preventivas que pueden llevar a que estos problemas sean más leves o incluso llegar a evitarlos:

  • La primera recomendación a tener en cuenta es que nunca se debe posicionar el chorro de aire acondicionado de manera directa contra alguno de los cristales del vehículo, sino hacia el centro del mismo, para que se distribuya de manera homogénea.
  • También hay que cuidar la intensidad a la que sale el aire, sobre todo cuando lleva un tiempo estacionado al sol. Se aconseja que antes de poner en marcha el aire acondicionado, se bajen las ventanillas para reducir el calor acumulado.
  • En caso de ser posible, se recomienda aparcar siempre en un espacio interior, como un garaje, o bien en el exterior pero a la sombra.

Otros factores veraniegos que pueden afectar al parabrisas y cómo evitarlos

Pero el calor no es el único factor externo que puede dañar el parabrisas durante el verano, otros riesgos a los que se pueden enfrentar los cristales de un vehículo son:

  • Las altas temperaturas hacen que haya mayor número de insectos en verano, por eso durante estos meses es más probable que incremente la cantidad de estos que colisionan contra el parabrisas. Es importante mantener la luna limpia para garantizar una perfecta visibilidad de la carretera y para ello se deben cuidar también los limpiaparabrisas y el depósito de líquido, para poder eliminar lo máximo posible cualquier resto que pueda quedar en el cristal sin rayar el mismo.
  • Otro aspecto al que nos podemos enfrentar en verano son el polvo y la arena en suspensión derivados de la sequedad, las altas temperaturas y el viento procedente de África, así como la disminución de la cantidad de lluvias que llevan a las carreteras a acumular estas partículas. Esto es todavía más notorio en lugares costeros. Una vez más, debemos tener en cuenta que el parabrisas debe estar limpio para circular, pero en este caso hay que evitar el uso del limpiaparabrisas, ya que los pequeños granos de arena o polvo pueden rayar el cristal. De este modo, lo que se debe hacer es poner el coche en movimiento para que el aire se lleve dichas partículas y acudir lo antes posible a un lugar donde se puedan retirar los restos con agua y aire a presión.
  • También se debe evitar aparcar bajo un árbol. A pesar de que antes se indicaba que lo más recomendable es estacionar en una sombra, si esta es debajo de un árbol, el cristal se puede ensuciar con frutos caídos o excrementos de aves, llegando a generar manchas difíciles de eliminar.

Además, si te das cuenta de que el parabrisas tiene alguna de estas salpicaduras una vez hayas iniciado el viaje, debes tener cuidado a la hora de accionar el limpiaparabrisas, ya que este puede extender la suciedad llevando a una disminución en la visibilidad de la carretera, incrementando así el riesgo de una posible colisión o salida de la calzada.

¿Qué hacer si el parabrisas se daña estando de vacaciones?

Ahora bien, si el parabrisas se mancha de alguno de los modos anteriormente mencionados, lo más conveniente es acudir cuanto antes a un lugar donde se pueda limpiar correctamente el cristal para garantizar la perfecta visibilidad del conductor durante toda la ruta.

Pero, si lo que ocurre es un impacto, ya sea un pequeño golpe o una grieta, se recomienda, aún estando de vacaciones, acudir cuanto antes a repararlo, ya que no solo se puede evitar que la rotura se expanda llevando a que posteriormente sea imposible su arreglo, sino que además el artículo 84 de la Ley de Seguridad Vial asegura que un vehículo puede ser multado si se circula con un golpe en el cristal que dificulte la visibilidad o incluso si la luna está tan sucia que no permite ver con total claridad la calzada.

Así que ya sabes lo que debes hacer, no te la juegues, es importante disfrutar de las vacaciones, pero es más importante regresar en perfecto estado a casa.

Votación
1 votos
Comentarios

¿Cómo afectan las altas temperaturas al estado del parabrisas de nuestro coche?