Mercedes EQS, el eléctrico más lujoso

Por Juan Torrón

EXTRAVOZ ON

Global Communications Mercedes-Benz Cars & Vans photo by Deniz Calagan
Global Communications Mercedes-Benz Cars & Vans photo by Deniz Calagan Mercedes-Benz AG

Mercedes acaba de dar un golpe en la mesa con el lanzamiento de su berlina de lujo cien por cien eléctrica. Se trata del EQS, un coche que llega para ponerle las pilas a Tesla tanto en tecnología como, por supuesto, en acabados.

16 ago 2021 . Actualizado a las 15:57 h.

El EQS necesitaría más de 50 páginas para poder explicarles toda la tecnología que Mercedes acaba de aplicar en este modelo. Comercializado inicialmente con dos motores, uno de 245 kW y otro de 385 kW, se presenta como el automóvil producido en serie más aerodinámico del mundo y fruto de ello son sus tiradores de puertas escamoteables, que salen al acercarse y que abren la puerta sola si seguimos aproximándonos.

El EQS ofrece una autonomía de 780 kilómetros y tracción trasera, aunque habrá una versión con tracción integral y tren trasero direccional. Sus baterías presumen de una densidad energética superior y gracias a un software propio se puede actualizar vía online. Su carga admite puestos de hasta 200 kW y es que, si encontrásemos uno de estos, el coche cargaría en 15 minutos la batería lo suficiente para recorrer 300 kilómetros más. El equipo de navegación con Electric Intelligence evalúa numerosos factores para planificar la ruta más rápida y confortable al destino, incluyendo las paradas para recargar la batería, y reacciona de forma dinámica a una retención o a cambios en el estilo de conducción. Una novedad en el EQS es la visualización en el sistema de infoentretenimiento de indicaciones: por ejemplo, sobre si la capacidad actual de la batería es suficiente para volver al punto de partida sin cargar la batería.

El EQS es el primer automóvil de Mercedes que brinda la posibilidad de activar a posteriori funciones completamente nuevas utilizando actualizaciones over-the-air. La oferta en la fecha de introducción en el mercado, todavía desconocida por problemas con los semiconductores, incluye dos programas de conducción especiales, para conductores jóvenes y para el personal de servicio, pequeños juegos y el programa de demostración «Lo mejor o nada». Y es que este coche dispone de más de 350 sensores, convirtiéndolo así en toda una nave espacial.