BMW eléctricos: camino hacia el 2030

Por Juan Torrón

EXTRAVOZ ON

El Grupo BMW reconoce que la electrificación es la tecnología principal para conseguir los objetivos de emisiones de CO2 tal y como recoge el Protocolo de París. Su apuesta por estos modelos electrificados le llevará a vender 7 millones de estos coches en el 2030.

15 ago 2021 . Actualizado a las 10:25 h.

Pero mientras llegan esos años, la marca quiere realizar una transición ordenada que le permita a los clientes elegir entre un amplio abanico de tecnologías diferentes. Bajo el capó de sus coches la marca bávara seguirá desarrollando e investigando para lograr motores de gasolina y diésel cada día más eficientes. Unos motores que se verán apoyados también por la electrificación, con eléctricos de 48 voltios conocidos como micro-híbridos, con híbridos enchufables o con híbridos autorrecargables. Para los que busquen solo modelos eléctricos, BMW también responde con coches como el i3, el iX3 y el Mini eléctrico. Modelos que ya están en el mercado y que este mismo año se verán reforzados con la llegada de un SUV de tamaño pequeño denominado iX y una berlina Gran Coupé llamada i4.

Otra de las tecnologías que ofrecerá BMW en próximos años es la pila de combustible de hidrógeno, cuyas ventajas estarán en una recarga rápida del depósito de entre 3 y 4 minutos, no necesitando cargador y emitiendo 0 gramos de CO2 a la atmósfera. El inconveniente es que todavía no se dan las condiciones adecuadas para producir y suministrar hidrógeno verde en cantidades relevantes, ya que su coste es muy elevado.

Hasta que lleguemos al 2030, los hitos que se ha marcado el grupo alemán son los siguientes: este mismo año, vender a nivel mundial un millón de vehículos electrificados; en el 2023, disponer de modelos electrificados en todos los segmento clave, y, en 2025, aumentar las ventas de electrificados a los dos millones de unidades, lo que supondrá un total de un 25 por ciento de sus ventas. Pero sin duda el 2025 será una fecha muy importante para Mini, ya que a partir de entonces no volverá a fabricar un coche de combustión. Ya en el 2030 los objetivos serán vender 7 millones de electrificados, es decir la mitad de la ventas de todo el grupo, lo que supondrá 130.000 unidades en el mercado español.