Peugeot 508 PSE: herencia de las carreras

Por Juan Torrón

EXTRAVOZ ON

Ernesto Ainaud

Está de moda que las marcas ofrezcan a sus clientes productos sacados directamente del mundo de la competición. Y Peugeot no podía ser menos, creando sus modelos PSE.

16 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La marca francesa tiene un amplio historial en el mundo del deporte. Mundial de ralis, París-Dakar y Mundial de Resistencia son algunos de los terrenos en donde Peugeot triunfó con distintos modelos. Con este bagaje, la marca se ha propuesto crear una nueva línea de productos bajo el paraguas de Peugeot Sport. Así nace su primer proyecto, el 508 PSE, que con la carrocería berlina o SW se venderá en concesionarios específicos designados por la marca.

Nos hemos subido a la versión más atractiva para nosotros, el familiar, cuyo precio rondará los 63.000 euros, para comprobar cómo se comporta.

Exteriormente lo vemos más bajo de suspensiones, con llantas de gran tamaño, concretamente 20 pulgadas, y un diseño específico que se combina con ciertos deflectores situados en la parte inferior de la puerta trasera, así como faldones frontales con toques en verde a juego con las eficaces pinzas de freno. Y es que hacen falta, ya que este nuevo modelo incorpora la combinación de un motor gasolina PureTech de 200 caballos con dos mecánicas eléctricas situadas en los dos ejes, logrando así una potencia total de 360 caballos. Su empuje es brutal, ya que el motor eléctrico acelera desde el primer momento y lo hace transmitiendo potencia a las cuatro ruedas. Su sistema híbrido enchufable nos ha permitido rodar por el centro de Madrid con la etiqueta cero emisiones y es que los 42 primeros kilómetros los hicimos utilizando la motorización eléctrica. Pero en carretera las cosas cambian y de la tranquilidad pasamos al rugido de su motor. Unos buenos asientos que sujetan a la perfección se combinan con una dirección eficaz y bastante inmediata. Su poca altura y sus suspensiones de tarado duro nos facilitan un rápido paso por curva. Eso sí, hemos apretado el modo de conducción Sport y debemos ir atentos porque todo sucede con rapidez, y es que el motor eléctrico es un gran aliado del de gasolina.