Isuzu D-Max: la «pick-up» de referencia

El mercado de las pick-up se va a reducir en los próximos años en Europa debido a las medidas anticontaminación, pero uno de los modelos que se quedan es el Isuzu D-Max, que cumple la nueva y exigente norma euro 6d. Este impresionante todoterreno de 5,26 metros de longitud se ha renovado por dentro y por fuera. Mantiene el motor de 164 caballos, pero bajan el consumo y las emisiones, y mejora notablemente en aptitudes off road y equipamiento de seguridad.

Imagen: Álex Benito y Senén Rouco

El nuevo Isuzu D-Max está disponible con tres carrocerías, sencilla (que no tiene plazas traseras), extendida y de doble cabina, que es la hoy traemos a Sobre Ruedas. El aspecto exterior es imponente, con un frontal dominado por la gran parrilla y los faros led, y un lateral con la cintura muy alta y estribos para subirse. La caja mide 1,50 x 1,53 metros y 49 centímetros de altura y cuenta con ganchos para sujetar la carga. Hay numerosas soluciones para cubrir o aumentar el espacio y se puede incluso pedir el coche sin caja, para montar sobre los largueros del chasis una grúa o cualquier cosa que necesitemos.

El interior es muy moderno y atractivo, con una gran pantalla táctil de 9 pulgadas presidiendo el salpicadero. Los pilares del parabrisas y centrales cuentan con unas asas para agarrarse al entrar y las butacas delanteras son amplias y cómodas. La del conductor cuenta con reglajes eléctricos, incluido ajuste lumbar. Los acabados son robustos y se aprecia un buen ajuste de las piezas y un diseño ordenado tanto del cuadro de instrumentos como de la consola central. Las banquetas de los asientos traseros se pueden levantar y debajo encontramos sendos huecos para guardar objetos. También podemos abatir el respaldo, que es de una sola pìeza.

Motor

El Isuzu D-Max se ofrece con un único motor turbodiésel de 1.900 centímetros cúbicos y cuatro cilindros que rinde 164 caballos. Da un par máximo de 360 Newtons a entre 2.000 y 2.500 revoluciones, así que tiene fuerza desde abajo. Este es un motor moderno, con doble árbol de levas en cabeza y 16 válvulas, distribución por cadena e inyección electrónica common rail. Nuestra versión llevaba caja de cambios automática de seis velocidades.

Con un depósito de 76 litros, más 14,5 litros de AdBlue, consigue un consumo WLTP de alrededor de 8 litros, muy bajo para un vehículo de estas dimensiones y que pesa 2.150 kilos. Y además cumple con la norma de emisiones euro 6d, en vigor desde este año y que exige no superar los 80 gramos de óxidos de nitrógeno por kilómetro recorrido. 

Hay cosas en este D-Max que no se ven, pero se notan. El chasis cuenta con un travesaño adicional para aumentar la seguridad en caso de colisión lateral y la dimensión de los largueros es mayor, de forma que la rigidez de torsión ha mejorado un 20 %. Los soportes de la cabina reducen las vibraciones e imperfecciones del firme, lo que supone un gran salto a nivel de confort de conducción. Y gracias a los nuevos guarnecidos interiores de las puertas y el montante central y a los materiales de aislamiento la insonorización del habitáculo es mucho mayor.

A nivel off road es un auténtico todoterreno, con una altura al suelo de 24 centímetros, ángulos de entrada, central y de salida de 30,5, 22,9 y 24,2 grados, respectivamente, y unos impresionantes 80 centímetros de profundidad de vadeo.

Una rueda en la consola central permite seleccionar si circulamos con dos ruedas motrices o con tracción 4x4, y podemos hacerlo sobre la marcha. También cuenta con reductora y, como novedad, un bloqueo mecánico del diferencial posterior que mejora sus aptitudes en terrenos no asfaltados. Además dispone de descenso de pendientes y los bajos de la carrocería están protegidos. Puede cargar más de mil kilos y remolcar pesos de 3,5 toneladas.

Equipamiento

Antamotor, del grupo Dimolk, es el concesionario oficial de Isuzu para la provincia de A Coruña. Gracias a él hemos podido probar esta unidad del D-Max, que es la versión tope de gama N60 FF. Cuenta con faros delanteros bi-LED, pilotos traseros led, llantas de 18 pulgadas en gris oscuro metalizado, retrovisores exteriores eléctricos, plegables y calefactables, tapicería de cuero, asientos calefactables, acceso y arranque sin llave, cambio automático de luces cortas/largas, sensores de párking, cámara de visión trasera y climatizador bizona. El sistema multimedia está preparado para Android Auto y Apple Car Play y puede reproducir DVD en la pantalla del salpicadero. 

La tecnología de seguridad está al nivel de cualquier berlina premium: control de velocidad de crucero adaptativo que mantiene la distancia con el vehículo precedente, reconocimiento de señales, alerta de colisión con deceleración y frenada automática de emergencia, aviso de ángulo muerto y asistente de mantenimiento de carril.

Precio y balance

El Isuzu D-Max con doble cabina está disponible desde 38.000 euros en el primero de los cuatro niveles de acabado y con cambio manual. La versión que hemos probado cuesta 46.000 euros. Con cabina sencilla o extendida, los precios parten de 31.500 y 36.500 euros, respectivamente, y la capacidad de la caja de carga aumenta. Lo que no cambia es su eficiente motor y su tremenda capacidad para moverse por terrenos complicados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Isuzu D-Max: la «pick-up» de referencia