Hans Muth y la BMW R90: el Imperio contrataca

Colaborador esencial en el desarrollo de los modelos con los que BMW Motorrad conseguía volver a situarse en vanguardia a nivel mundial, la trayectoria del diseñador alemán Hans Muth lo convierte en un personaje destacado del universo de las dos ruedas.


Durante el transcurso de los años 60 del pasado siglo, el mercado de las dos ruedas sufría una importante transformación en Europa. Por un lado, la mejora del nivel de vida permitía ya a gran parte de la población acceder al automóvil, y las motocicletas perdían utilidad como medio de desplazamiento diario, reservándose fundamentalmente para uso deportivo o de ocio; y, por otro lado, el desembarco de los fabricantes japoneses se convertía en una abierta ofensiva que a finales de aquella década tenía como estandartes modelos como la Kawasaki 500 Mach III o la Honda CB750 Four, que por tecnología, prestaciones y precio hacían palidecer a sus competidoras del viejo continente.

El cambio de escenario supondrá directamente la desaparición de un gran número de fabricantes, especialmente británicos, mientras los que consiguen sobrevivir atravesarán una dura etapa de adaptación, a la que no será ajena la BMW alemana, que llegaba a plantearse prescindir de su sección de motocicletas, con bajas cifras de fabricación y ventas frente a un departamento de automóviles que proporcionaba una considerable rentabilidad a la empresa.

La incorporación en 1972 como director comercial del ejecutivo norteamericano Bob Lutz, motero practicante, traerá sin embargo un cambio de criterio a BMW, que apostará por reforzar su imagen con el desarrollo de un modelo deportivo capaz de plantar cara a sus rivales orientales. El resultado será la R90S, presentada junto a la Serie 6 en el Salón del Automóvil de París de 1973, el mismo lugar en el que 50 años antes apareciera la primera motocicleta de la marca, la R32.

El tradicional motor Boxer, que hasta entonces nunca había superado los 750 cc, incrementaba en la R90S su cilindrada hasta los 900 cc, convirtiéndola en una de las motos más rápidas del momento, con una velocidad punta de 200 km/h, y proporcionándole prestaciones suficientes para la competición, que se acreditaban con la victoria en el Tourist Trophy de la Isla de Man de 1976, el primer y segundo puesto en la carrera de superbikes de Daytona del mismo año, y con la marca ganando aquella primera temporada del campeonato de la AMA.

El reconocimiento alcanzado por la R90S supondría un importante balón de oxígeno para el fabricante, que en 1976 recuperaba también posiciones con el lanzamiento de la R100RS con carenado integral, para cuyos ensayos se había utilizado el túnel de viento de Pininfarina, y finalmente conseguía volver a la primera línea con el modelo presentado en el Salón de Colonia de 1980, la R80G/S, con la que se adentraba en el segmento de las trail, que supondría un importante éxito comercial y conseguiría batir a las Honda y Yamaha proclamándose ganadora del París-Dakar en 1981, 1983 y 1984.

La R90S con la que BMW había comenzado su renovación sería el primer modelo del fabricante en cuyo desarrollo participaría un estilista, al que se deben su cúpula, asiento y colín y su pintura aerografiada, que volverá a estar presente tanto en el diseño de la R100RS y su sofisticado carenado como en la configuración definitiva de la R80G/S. Incorporado a la sección de automóviles de BMW en 1971 como responsable de diseño de interiores, Hans Muth comenzaría poco después por afición y por voluntad propia a trabajar de forma extraoficial en el departamento de motocicletas, hasta que Bob Lutz lo traslade definitivamente a esta sección para integrarse en el equipo que desarrollaría el nuevo modelo deportivo.

Sin embargo, las rígidas estructuras de BMW y sus contactos con otros fabricantes llevarán a Muth a dejar la empresa en 1979, junto a sus compañeros Hans-Georg Kasten y Jan Fellstrom, para establecer Target Design, un estudio independiente en el que ampliarán su campo de trabajo a otros productos, pero desde el que dejarán aun muestras de su talento para las dos ruedas con prototipos como la MV Agusta 750 Target, presentada al concurso para diseñar la «moto del futuro» convocado en 1979 por la revista Motorrad, la Suzuki GS1000SZ Katana de 1982, un modelo revolucionario para su época desarrollado a partir del prototipo diseñado para el importador en Alemania de la marca, que inauguraba una nueva era en el diseño de motocicletas y daría lugar a toda una gama de modelos del fabricante japonés; o la R65LS, diseñada para BMW, que aparecía también en ese año de 1982.

Nacido en 1935 en la localidad de Rathenow, en el estado alemán de Brandeburgo, Hans Albrecht Muth se formaría en fabricación de herramientas en Solingen tras terminar la enseñanza secundaria, para asistir después a la Escuela de Artes Aplicadas de Wuppertal. Trabajará como ilustrador y diseñador independiente hasta ser contratado en 1965 por Ford Alemania, lo que le supondrá una estancia en Estados Unidos de la que regresará en 1968 para continuar en Ford hasta su incorporación a BMW en 1971. Tras su paso por BMW y Target Design, que abandona tras el desarrollo de la Katana, Muth trabajará como consultor para Suzuki, se trasladará temporalmente a Japón, y trabajará hasta su jubilación en el diseño de todo tipo de productos. En 2019 publica el libro Design macht Mut(h) (el diseño inspira coraje), en el que recoge su trayectoria profesional, ilustrada con bocetos y fotografías de sus trabajos.

grandes diseñadores

HANS MUTH

La R90S fue la primera motocicleta de BMW en cuyo desarrollo intervino un estilista

BMW R90S

El primer modelo deportivo de la marca, con el que en 1973 comenzaba a actualizar la tradicional imagen de sus motocicletas, resultaba una máquina rápida y moderna capaz de competir, tanto en las carreteras como en los circuitos, con sus rivales italianas y japonesas.

BMW R90S

El primer modelo deportivo de la marca, con el que en 1973 comenzaba a actualizar la tradicional imagen de sus motocicletas, resultaba una máquina rápida y moderna capaz de competir, tanto en las carreteras como en los circuitos, con sus rivales italianas y japonesas.

BMW R90S

El primer modelo deportivo de la marca, con el que en 1973 comenzaba a actualizar la tradicional imagen de sus motocicletas, resultaba una máquina rápida y moderna capaz de competir, tanto en las carreteras como en los circuitos, con sus rivales italianas y japonesas.

BMW R90S

El primer modelo deportivo de la marca, con el que en 1973 comenzaba a actualizar la tradicional imagen de sus motocicletas, resultaba una máquina rápida y moderna capaz de competir, tanto en las carreteras como en los circuitos, con sus rivales italianas y japonesas.

BMW R90S

El primer modelo deportivo de la marca, con el que en 1973 comenzaba a actualizar la tradicional imagen de sus motocicletas, resultaba una máquina rápida y moderna capaz de competir, tanto en las carreteras como en los circuitos, con sus rivales italianas y japonesas.

BMW R90S

El primer modelo deportivo de la marca, con el que en 1973 comenzaba a actualizar la tradicional imagen de sus motocicletas, resultaba una máquina rápida y moderna capaz de competir, tanto en las carreteras como en los circuitos, con sus rivales italianas y japonesas.

BMW R90S

El primer modelo deportivo de la marca, con el que en 1973 comenzaba a actualizar la tradicional imagen de sus motocicletas, resultaba una máquina rápida y moderna capaz de competir, tanto en las carreteras como en los circuitos, con sus rivales italianas y japonesas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Hans Muth y la BMW R90: el Imperio contrataca