Wranger 5 puertas Sahara: un todoterreno casi imbatible

Terminan los confinamientos, se abren los cierres perimetrales, llega la primavera? Es el momento de escapar sin mirar atrás y tenemos el coche perfecto para ello. El Jeep Wrangler es probablemente el mejor todoterreno que existe, con tres diferenciales, reductora y una altura al suelo que le permite superar cualquier obstáculo y vadear ríos. Y con un diseño absolutamente diferente a todo lo que hay en el mercado.


El Wrangler impone por sus medidas, con 4,88 metros de largo y 1,88 de alto, y sobre todo por unas formas impactantes. La gran parrilla de listones verticales y los faros redondos nos recuerdan que es el heredero del mítico Jeep Willys militar. Los tremendos parachoques frontal y trasero, las puertas y ventanillas totalmente rectas y unidas por gruesas bisagras a la carrocería, y unos pasos de rueda muy voluminosos que en el caso de los delanteros son auténticos guardabarros, marcan su línea. El capó cuenta con unas rejillas de aireación que refuerzan el aspecto agresivo y unas molduras sobre las que se apoya el parabrisas, que se puede abatir hacia abajo. La antena metálica y situada en el lateral derecho y los estribos completan una imagen inconfundible.

El interior tampoco hace concesiones. La mayoría de los acabados son superficies duras y solo el volante es de piel auténtica. El salpicadero, totalmente recto, cuenta con un panel táctil multifunción de 8 pulgadas y el cuadro de instrumentos tiene dos relojes analógicos que enmarcan otra pantalla digital que muestra mucha información. Además de las indicaciones del sistema 4x4 podemos ver la presión de los neumáticos, la temperatura de los aceites del motor y del cambio, la del refrigerante, la presión del aceite, su duración, la carga de la batería y la del aditivo AdBlue.

Los estribos y unas asas que hay en los montantes delanteros ayudan a entrar, aunque hay que agachar un poco la cabeza. Los asientos no tienen regulación eléctrica y la inclinación del respaldo se ajusta tirando de una cinta. No sujetan mucho y cuentan con soporte lumbar. El espacio para las piernas es amplio

Las puertas tienen una red para dejar objetos y el cableado de las mismas está a la vista. Está hecho a propósito, porque se pueden quitar, al igual que las ventanillas traseras y convertir el Wrangler en un todoterreno y descapotable extremo. Nuestra unidad contaba con techo de lona con pliegue retráctil eléctrico. 

El maletero tiene un volumen mínimo de 548 litros y obliga a abrir primero el portón inferior, que integra la rueda de repuesto, y luego si queremos la luneta.

Motor

Este Jeep Wrangler tiene un motor diésel de 2.200 centímetros y cuatro cilindros que rinde 200 caballos. No es tan fino como un seis cilindros y tiene que tirar de más de 2.200 kilos de peso, pero aun así acelera de 0 a 100 en 9,6 segundos. La novedad de esta generación es que incluye un diferencial central, además del delantero y el trasero. Un diferencial permite que las ruedas giren a distinta velocidad y así maximizar la tracción en las curvas o sobre terrenos complicados. En casos extremos el Wrangler es capaz de enviar todo el par a una sola rueda y salir así de cualquier apuro.

Con el diferencial central, el Wrangler puede circular con tracción a las cuatro ruedas sobre el asfalto, y esto hace que el coche vaya sobre raíles, aportando mucha seguridad en zonas reviradas. Junto a la palanca del cambio automático de ocho marchas, encontramos otra más pequeña que permite seleccionar si vamos solo con tracción trasera, con tracción total permanente o con tracción total con el diferencial bloqueado. A esto se le añade la reductora, que acorta el desarrollo de las marchas para circular por terreno abrupto.

La altura libre al suelo es de 24 centímetros y los ángulos de entrada, salida y ventral, de 35, 30 y 20 centímetros respectivamente. La altura de vadeo es también excepcional, 76 centímetros, y no olvidemos que podemos quitar las puertas y dejar que la corriente fluya libremente por todo el piso del habitáculo, que en algunas versiones dispone además de unas salidas de desagüe.

La versión Rubicon cuenta con ejes y diferenciales reforzados, una barra estabilizadora que se puede desconectar para aumentar el recorrido de las ruedas y una relación de reducción que le permite ir todavía más despacio por superficies complicadas.

El precio a pagar por estas sobresalientes aptitudes off-road es un consumo elevado. Declara una media combinada de 9,5 litros a los cien, pero es fácil superar los 15 litros o más en ocasiones puntuales, cuando demandamos mucha aceleración. La dirección tiene un tacto algo lento e impreciso, pero que facilita las cosas cuando dejamos la carretera.

Equipamiento

Nuestra unidad de prueba, cedida por el concesionario Fiateira, era la versión Sahara. Incluye llantas de 18 pulgadas, faros y antinieblas led, retrovisores calefactables, sensores de párking delante y detrás, cámara de visión trasera y un equipo de sonido Alpine con seis altavoces y subwoofer, compatible con Android Auto y Apple Car Play.

Precio y balance

El Jeep Wrangler 5 puertas está disponible con dos motores de cuatro cilindros, un gasolina de 272 caballos o el diésel de 200 que hemos probado. El precio de partida son 55.000 euros y van hasta los casi 64.000 de la versión Rubicon. Es un precio elevado pero este es un coche único, con una capacidad tremenda para moverse fuera del asfalto y un diseño muy singular que o lo odias o lo amas. En nuestro caso es lo segundo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Wranger 5 puertas Sahara: un todoterreno casi imbatible