Citroën ë-Jumpy: silencio en la ciudad

El ë-Jumpy es el primer paso en la electrificación de los vehículos comerciales de Citroën, que es la marca líder del mercado español en este segmento, con un 16,8 % de cuota. Ahora, con el reparto de paquetería al alza, esta Jumpy eléctrica se muestra imbatible en costo por kilómetro.


La función de la mayoría de furgones en Europa es el reparto en la ciudad, de paquetería o de otros productos. Es un uso intensivo, por parte de trabajadores y autónomos que pasan su jornada de trabajo al volante de estos vehículos, pero que al final no llegan a rodar ni siquiera doscientos kilómetros en cada jornada.

Para estos vehículos, una motorización eléctrica es la mejor opción, por silencio, por respuestas inmediatas de sus motores y por el escaso consumo que supone recargar sus baterías por la noche, con alrededor de dos o tres euros de coste.

Así lo ha entendido Citroën, que ha decidido dotar a su furgón de tamaño medio Jumpy con dos motorizaciones eléctricas. Una de ellas tiene una batería de 50 kWh con una autonomía de 230 kilómetros, mientras la siguiente, con una batería ampliada a 75 kWh, ya ofrece un recorrido de 330 kilómetros. Estos niveles de autonomía cubren perfectamente los recorridos de la mayoría de los profesionales diariamente. Para recorridos por carreteras, que es otro uso, ya hay motores diésel más adecuados.

Las opciones eléctricas de estas ë-Jumpy tienen precios que parten desde los 28.000 euros (sin impuestos).

Son vehículos con una potencia de 136 caballos, suficientes para moverlos al máximo régimen de carga, y además el conductor puede elegir entre tres modos de conducción, Confort, Eco y Power, según las necesidades del momento.

Otra característica de la gama Jumpy es la versatilidad. Hay un tamaño para cada uso. Con su longitud de 4,60 metros, la talla XS es más maniobrable por los cascos urbanos y callejuelas más estrechas. Cuenta además con ayuda al estacionamiento delantero y trasero con cámaras. En este tamaño el volumen de carga es de 5,1 metros cuadrados.

La talla M mide 4,95 metros de largo, mientras la XL, con 5,30 metros de largo, tiene una capacidad de carga de 6,6 metros cúbicos.

También se puede escoger tipo de carrocería, como comercial, doble cabina o para transporte de pasajeros. En cualquier caso, la altura de 1,90 metros le permite acceder a todos los aparcamientos.

Otra de las características de la Jumpy es que Citroën ha llevado a este vehículo las suspensiones confortables empleadas en sus turismos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Citroën ë-Jumpy: silencio en la ciudad