Taycan 4s: el Porsche del futuro

En el mundo de los coches eléctricos hay una competición por ver quién hace el automóvil más rápido y ahí Tesla de momento va ganando la partida; pero en cuestión de diseño, acabados, tecnología y eficiencia el Porsche Taycan no tiene rival. Es un superdeportivo de cuatro puertas, con la calidad de fabricación y el lujo propios del fabricante alemán, y no hay ningún modelo que iguale su potencia de recarga. Con ustedes, el Porsche del futuro.


Por dimensiones, el Taycan es más un Gran Turismo que un deportivo puro. Mide casi cinco metros de largo por dos de ancho, y solo la bajísima altura de 1,38 metros nos indica que está diseñado para cortar el viento. Gracias a esto y a su estudiada carrocería tiene un coeficiente aerodinámico extraordinario de solo 0,22. Las líneas son suaves y redondeadas, con el capó muy inclinado hacia abajo, las ventanillas traseras describiendo una elegante curva y el techo descendiendo hasta rematar en un spoiler con una tira led que une los dos pilotos. Los faldones delanteros y traseros son bastante discretos y solo las entradas de aire frontales, la mirada felina de los faros de led y las pinzas de freno pintadas en rojo nos recuerdan que estamos ante uno de los coches más rápidos del mundo.

Para entrar hay que agacharse bastante, pero una vez en el interior tenemos suficiente amplitud. El ajuste de los materiales, el cuero recubriendo prácticamente todas las superficies, las costuras perfectas y cualquier pequeño detalle hacen que la sensación de confort y acabados premium sea total, muy superior a cualquier Tesla.

Si en cuanto a espacio el Taycan se aproxima al Porsche Panamera, en posición de conducción se parece más a un 911. A la izquierda del volante tenemos el botón de arranque y a la derecha un interruptor que hace la función de palanca para avanzar, retroceder o poner la posición de párking. El cuadro de instrumentos, una preciosa pantalla ovalada sin marco, de 16,8 pulgadas, es totalmente digital y todas las funciones del coche se manejan a través de dos paneles táctiles situados en el salpicadero y la consola central, incluyendo la orientación de las salidas de ventilación: tanto el caudal como la dirección del aire se regulan electrónicamente.

La visibilidad hacia delante es excelente y el abombamiento de las aletas laterales nos recuerdan que estamos pilotando un Porsche. Los asientos son muy cómodos y envolventes, sujetando sin agobiar. Los pasajeros de atrás también tienen bastante amplitud, incluso hasta el techo que al ser acristalado y curvo da una sensación de claridad muy agradable. Entrar y salir de las plazas traseras cuesta un poco más porque el hueco de las puertas es más estrecho. El coche se puede configurar con 4 plazas o, como en este caso, con 4+1, aunque el asiento del medio es más incómodo.

El coche tiene dos maleteros, uno trasero de 407 litros, con apertura y cierre eléctricos y un compartimento específico para el cable de carga, y otro delantero de 87 litros. La versión Turbo tiene 40 litros menos atrás porque el motor eléctrico de ese eje es más grande. 

Motor

Estamos probando el Porsche Taycan 4s con la batería estándar de 79,2 kilovatios hora, que da una potencia equivalente a 530 caballos y un par máximo de 640 Newtons. Acelera de 0 a 100 en 4 segundos justos, que es bastante impresionante para un coche que supera los 2.200 kilos de peso. El sonido es el típico de cualquier eléctrico, pero opcionalmente se puede potenciar para que se parezca al de un coche de gran cilindrada.

Hay tres modos de conducción, Range, Normal y Sport, y las versiones Turbo añaden otros dos: Sport Plus y uno personalizable Individual. Podemos regular la altura de la suspensión y su dureza, así como el nivel de la frenada regenerativa, pero la electrónica se encarga de todo para que el comportamiento del coche sea sobresaliente. Llama la atención lo bien que filtran los amortiguadores cualquier irregularidad, algo que no es habitual en coches deportivos y con este perfil de neumático.

El Taycan es un automóvil que une prestaciones y un confort de marcha excepcional, con una dirección muy suave aunque quizá no sea la más rápida de reacciones. La batería va situada bajo los asientos delanteros, lo que consigue un centro de gravedad muy bajo. La estabilidad, las recuperaciones y el paso por curva rayan a gran altura, al igual que la frenada, gracias a las pinzas de aluminio monobloque de seis pistones delante y cuatro detrás, que muerden discos ventilados de 360 milímetros.

La velocidad máxima es de 250 kilómetros por hora y la autonomía supera ligeramente los 400 kilómetros. El consumo combinado es de 21 kilovatios hora a los 100, un dato muy bueno para este coche y en el que sin duda tiene mucho que ver el favorable coeficiente cx del que hablábamos anteriormente. Las rejillas de ventilación activas, la suspensión neumática que baja la carrocería 2,2 centímetros, el suelo prácticamente plano, el alerón trasero activo y las manillas de las puertas escamoteables potencian la aerodinámica.

El sistema eléctrico puede cargar a un máximo de 270 kilovatios, lo que permite recuperar el 80 % de la autonomía en solo 22 minutos. Sin embargo, en España apenas hay una docena de cargadores que se acerquen a esa potencia de salida, así que de momento tiene que conformarse con usar los wallbox privados y puntos de recarga pública, que oscilan entre 10 y 50 kilovatios. En este último caso, la espera para recuperar ese 80 % de batería se amplía a una hora y media. Pero lo bueno es que a medida que la red de supercargadores se vaya ampliando, el Taycan estará preparado para utilizarlos y no se habrá quedado desfasado. 

El coche dispone de compartimentos de recarga a ambos lados de la carrocería, y el de la derecha, además de la toma normal, cuenta con otra de corriente continua.   

Hay tres versiones del Taycan y cada una está disponible con batería estándar o extendida, que además de más autonomía también proporciona mayor potencia. El modelo normal solo tiene tracción trasera, mientras que el Taycan 4s y el Taycan Turbo disponen de dos motores eléctricos, uno en cada eje, con la particularidad de que el trasero cuenta con dos velocidades. La versión con más autonomía es el Taycan normal con batería Performance Plus, que alcanza los 484 kilómetros, y la más potente es el Taycan Turbo s, que rinde 761 caballos y acelera de 0 a 100 en 2,8 segundos, aunque su autonomía se queda en 416 kilómetros. 

Equipamiento

El modelo que hemos probado, gracias al Centro Porsche A Coruña, del grupo Breogán, es el Taycan 4s, con una preciosa tapicería bitono negro y beige. Equipa llantas de 20 pulgadas con un diseño cerrado aerodinámico, techo panorámico, faros de led dinámicos, sensores y cámara de párking, asientos delanteros calefactables y regulables eléctricamente en ocho posiciones.

También cuenta con asistente de mantenimiento de carril, control de crucero adaptativo, sistema de sonido de 150 vatios con diez altavoces y conexión con Apple Car Play.

 Precio y balance

El Taycan está disponible desde 85.700 euros en su versión con dos ruedas motrices, mientras que la versión 4s que hemos probado parte de 109.000 euros. Porsche ofrece a sus clientes recargar gratis en sus concesionarios, donde hay puntos de carga continua de 150 kilovatios como los que tienen en Breogán Motor. Para el 2022 el Gobierno prevé que haya cargadores de este tipo cada 150 kilómetros, y un año más tarde cada 100 kilómetros. Y el Taycan estará preparado para aprovechar toda su potencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Taycan 4s: el Porsche del futuro