Toyota GR Yaris: para ponerse el mono y el casco

Por Héctor Ares

EXTRAVOZ ON

Marco Zamponi-www.zamponi.net

El nuevo GR Yaris es el niño mimado del CEO de Toyota, Akio Toyoda, que se involucró personalmente en su desarrollo. Se trata de un auténtico coche de carreras, con 261 caballos de potencia y tracción a las cuatro ruedas, preparado para circular por la calle.

06 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

A pesar de que se llama Toyota GR Yaris, del pequeño coche urbano japonés con el que comparte el nombre solamente mantiene los faros delanteros, los espejos retrovisores y la antena en el techo. 

Este Yaris tan especial es el capricho del presidente y CEO de Toyota, Akio Toyoda. Se trata de un coche completamente distinto a los Yaris comunes que vemos habitualmente por las calles. ¿Con qué objetivo? El GR Yaris quiere ser muy rápido y emocionar a quien lo conduce haciendo que sienta que está al volante de un auténtico coche de carreras. 

El máximo jefe de Toyota, gran aficionado a los coches y piloto en sus ratos libres, estaba cansado de que sus coches fuesen tachados de poco emocionales. Así pues, en el 2014 propuso crear un coche de carreras para circular por la calle. Se le ocurrió que podría estar basado en el Toyota Yaris que compite en el Campeonato del Mundo de Rally y partiendo de esa excelente base, se involucró personalmente en el desarrollo. Idearon un proceso en el que se aplicaría ingeniería inversa, o lo que es lo mismo, convertir el coche de carreras en un coche de calle. 

El resultado es este Toyota GR Yaris, un pequeño urbano con una carrocería de tres puertas (el Yaris normal tiene cinco puertas) de formas muy marcadas, especialmente en el faldón delantero y en las aletas laterales. 

Mecánicamente destaca por varias cosas, empezando por su motor 1.6 turbo que entrega 261 CV. El avanzado sistema de tracción a las cuatro ruedas tiene diferenciales que permiten modular el nivel de potencia que recibe cada eje. 

Todo en él está pensado y estudiado al detalle. El chasis mezcla la parte delantera del Yaris con la trasera del Corolla y el CH-R para poder montar un sistema de suspensión más avanzado y ganar unos centímetros de ancho en la parte posterior. El peso contenido es otro de sus principales argumentos. Para mantener los kilos a raya tiene, entre otras cosas, el techo fabricado en plástico reforzado con fibra de carbono, como si fuese un auténtico coche superdeportivo. En la báscula declara un peso 24 kilos inferior al del un Yaris normal a pesar de contar con elementos como el sistema de tracción integral, que siempre supone un lastre. 

Nacido para correr

Acelera de 0 a 100 km/h en 5,5 segundos y alcanza una velocidad máxima de 230 km/h, pero más allá de las cifras puras y duras lo que realmente destaca cuando lo conduces es lo equilibrado que se muestra, lo mucho que corre su motor y la capacidad única que tiene para frenar y traccionar antes y después de las curvas. 

Durante la presentación del modelo, pudimos probarlo en el circuito del Jarama, donde nos demostró que cumple con creces con lo que promete, transmitiendo sensaciones cercanas a las de un coche de competición que se demuestran cronómetro en mano. También tuvimos ocasión de conducirlo en carretera, donde destaca por ser un coche que, a pesar de su claro planteamiento deportivo, es también útil para el día a día.