Honda CRF1100L Africa Twin: centro de gravedad permanente

La Honda Africa Twin se desmelena con más potencia, suspensiones electrónicas y un comportamiento que convierte esta maxitrail en un juguete.


Hace ya cinco años que Honda decidió resucitar la mítica Africa Twin, convirtiéndose desde ese momento en referencia del segmento maxitrail. Pero la marca japonesa no se ha dormido en los laureles y ha actualizado un modelo que en su versión 2020-21 cuenta con la máxima tecnología. La CRF1100L está disponible en dos versiones, estándar y Adventure Sports, y ambas se pueden elegir a su vez con cambio normal o con el conocido sistema automático de doble embrague DCT.

El motor ha aumentado su potencia hasta los 102 caballos (antes 95), que puede parecer una cifra discreta pero al haber elevado la cilindrada en 100 centímetros cúbicos consigue un par de 105 Nm a 6.500 revoluciones. Ello hace que este bicilíndrico en paralelo tenga una fuerza notable desde abajo y especialmente en el rango de utilización habitual. Retorcer el puño y ver aparecer tres dígitos en el cuentakilómetros digital es casi instantáneo, aunque obviamente no acelera como una moto de 150 o 200 caballos.

Lo más increíble de esta Honda es cómo los ingenieros han logrado que tenga un centro de gravedad perfecto, que junto a un peso muy contenido -238 kilos en orden de marcha, de los que 24,8 corresponden al depósito de combustible- hacen que parezca ligerísima y que permita una maniobrabilidad extrema. No solo tumba y levanta a la menor insinuación, sino que el guiado en curva es finísimo y sin ningún titubeo, lo que da una seguridad tremenda.

La versión Adventure Sports, que pudimos probar gracias al concesionario Motor 7 de A Coruña, incluye suspensiones electrónicas. Solo tenemos que decir si vamos solos, con pasajero, con o sin carga, y elegir un ajuste (suave, medio o duro). El control de tracción es regulable en siete niveles y también se puede desconectar. Hay cuatro mapas de conducción predefinidos (Recorrido, Urbano, Grava y Offroad) y dos ajustables por el usuario, y se pueden activar y desactivar el ABS y el antiwheelie (para evitar caballitos). Junto al ABS en curva, un embrague antirrebote delicioso y una pantalla que en su modo más bajo protege todo el tronco, la experiencia de rodar con esta Africa Twin es poderosa y la frenada está asegurada gracias a las pinzas delanteras de cuatro pistones y anclaje radial. Monta llanta de 21 delante y 18 detrás, con neumáticos sin cámara. El consumo medio homologado baja de 5 litros y cuesta desde 18.500 euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Honda CRF1100L Africa Twin: centro de gravedad permanente