Opel marca sus líneas de futuro

El pasado mes de septiembre, Opel presentó el nuevo Mokka. Un SUV compacto de cuatro metros que nada tiene que ver con el anterior modelo y que estará disponible desde 18.300 euros.


C on este modelo, Opel enseña cómo serán los futuros trazos de sus diseños. Así el Mokka será el primero en equipar el Opel Vizor que marcará cómo será su frontal, o el Opel Blitz que rediseña el rayo del logo, y por supuesto el primero en llevar el digital Pure Panel tras el volante del conductor. Con 4,1 metros de longitud llega para competir en el difícil segmento de los SUV compactos y lo hace con un maletero con capacidad para 350 litros y cinco cómodas plazas.

Bajo el capó habrá versiones gasolina, diésel y también eléctrico puro. Los dos primeros dispondrán de propulsores con potencias que van desde los 100 caballos a los 130, todos ellos con un consumo de combustible muy por debajo de los 5 litros. El gasolina tope de gama ya ofrecerá 130 caballos y su consumo medio será de 4,5 litros. Estos propulsores pueden ir asociados a una caja de cambios manual de seis velocidades o automática de ocho con la tecnología Quickshift con levas en el volante.

Donde también mejora mucho el nuevo Mokka es en el alumbrado, ahora encargado a un sistema matricial IntelliLux totalmente adaptativo con un total de 14 diodos led que se unen a numerosas ayudas a la conducción, como la alerta de colisión frontal, reconocimiento de fatiga o alertas del ángulo muerto del coche en el retrovisor.

Otro apartado donde ha mejorado mucho el Mokka es en su interior, con asientos ergonómicos con ajustes de seis posiciones y un acabado extra deportivo denominado GS Line. Climatizador, sistema de apertura, cierre y arranque sin llave y carga inalámbrica para smartphone son otros elementos que completan el equipamiento.

Disponible desde 18.300 euros, también ofrece una elevada conectividad, manteniendo al conductor informado en todo momento a través de sus conexiones tanto de Apple Car Play como de Android Auto.

El primer SUV eléctrico de Opel

S e trata del primer SUV de Opel totalmente eléctrico, el Mokka-e. Un coche que puede presumir de ser exactamente igual que sus hermanos de motores térmicos. Por fuera solo se le reconocerá por los logos o la ausencia del escape, el resto es igual.

Bajo los asientos incorpora una batería de 50 kWh con 216 celdas repartidas en 18 módulos, lo que le permitirá una autonomía de 324 kilómetros según la normativa WLTP.

MODOS DE CONDUCCIÓN

Sin caja de cambios, dispondrá de tres modos de conducción: Normal, Eco y Sport. Además tendrá una posición que permitirá la carga regenerativa nada mas levantar el pie del acelerador. Si tuviésemos la suerte de vivir en Alemania y lo conectásemos a un cargador de 100 kilovatios de potencia con corriente continua, lo podríamos cargar en un 80 % en 30 minutos.

Su motor es capaz de ofrecer 100 kW, lo que equivale a 136 caballos de la ya antigua potencia. Su aceleración es de 0 a 50 en 3,7 segundos y de 0 a 100 en tan solo 9 segundos, mientras su par motor es muy amplio, ya que alcanza los 260 Nm.

Su precio será de 35.400 euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Opel marca sus líneas de futuro