Renault Talisman: un práctico familiar con vocación rutera

En la era de los SUV, los grandes familiares todavía tienen un hueco por su practicidad y sobre todo por sus condiciones para viajar cómodamente por carretera. Uno de esos modelos más definidos es el Renault Talisman, que probamos con motor diésel DCi y caja de cambios automática de doble embrague.


Aunque está a punto de aparecer una renovación de este modelo, la versión que se vende actualmente en los concesionarios ofrece dos siluetas, la de berlina y la Sport Tourer (familiar) que hemos probado con un motor diésel de 200 caballos y la agradable caja de cambios automática EDC. Hay que decir que estamos hablando de un coche de buen tamaño, 4,86 metros de longitud, amplio y confortable, con un maletero generoso de 492 litros. Un modelo que además reúne un confort interior notable, casi a la altura de los familiares premium del mercado.

El Talisman se ofrece en versiones gasolina y diésel y ni que decir tiene que son estas últimas las más interesantes para este modelo, sobre todo por su economía de consumo. Entre ellas se puede elegir entre 160 y 200 caballos, que es la que hemos probado, unida además a la caja EDC automática de doble embrague, muy suave y rápida en sus transiciones. Con esta combinación el fabricante anuncia consumos de menos de seis litros, aunque en carretera las cifras que leímos en su ordenador de a bordo subían ligeramente de los siete litros a los cien kilómetros con dos personas y poco equipaje. Es un coche que invita a hacer kilómetros por su comodidad y calidad de rodaje.

El precio del modelo probado en acabado Initiale Paris, el más alto, ronda los 45.000 euros y sus rivales pueden ser el Peugeot 508 SW, el Ford Mondeo, o el Toyota Corolla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Renault Talisman: un práctico familiar con vocación rutera