Hyundai Ioniq: eficacia híbrida, a precio justo

El Hyundai Ioniq fue el primer modelo que se presentó a nivel mundial con tres posibilidades eléctricas de motorización y sin ninguna versión puramente térmica. En eléctrico, en híbrido enchufable y en híbrido, marcó un hito en el 2016 y puso a la marca coreana en la órbita de la electrificación. Hoy, probando la versión híbrida, recordamos su buen rendimiento y precio ajustado.


El Ioniq híbrido es el más adecuado para conductores viajeros, frente a la opción eléctrica y enchufable, que rinden mejor a nivel urbano. Conjuga la potencia de un motor de gasolina 1.6 litros de 105 caballos con otro eléctrico de 43,5 caballos, manejados a través de una eficaz caja de cambios de doble embrague con seis velocidades de funcionamiento muy agradable. Las baterías de 1,45 kW van bajo los asientos, mejorando el centro de gravedad del coche y su comportamiento en curvas.

El acierto de esta versión híbrida del Ioniq reside en el funcionamiento de los flujos de energía de ambos motores en cada situación. El coche enciende siempre en eléctrico y si se circula lentamente continúa en este modo. Cuando se le requiere más potencia entra en funcionamiento el motor térmico de gasolina, asistido por el motor eléctrico, pero al llegar a descensos aumenta de nuevo el uso del motor eléctrico, mientras que con las frenadas en este terreno recupera carga en las baterías con su función regenerativa, que además se puede magnificar usando las levas del cambio en el volante.

Junto a este sistema automatizado de funcionamiento, el Ioniq híbrido permite al conductor elegir dos experiencias de conducción en modo Sport o en modo Eco. Tratándose de un híbrido lo más lógico es que los clientes deseen generalmente el modo Eco, pero en momentos puntuales o en situaciones de tráfico o de carreteras exigentes puede ser adecuado insertar el modo Sport.

De esta forma el Hyundai Ioniq híbrido anuncia un consumo combinado de 4,5 litros a los 100 kilómetros en ciclo WLTP, una cifra muy baja, al que hay que añadir unas emisiones muy reducidas de CO2 de solo 85 gr/km. La eficiencia del modelo es uno de sus atractivos, pero, además, entre los coches híbridos de este segmento que hay en el mercado es uno de los que ofrece mejores sensaciones al volante.

LÍNEA DIFERENTE

El Ioniq se distingue del otro modelo multieléctrico de Hyundai, el Kona, por su formato de berlina frente a SUV, y además con una línea de cierto estilo cupé, muy aerodinámico, con un coeficiente de solo 0,24 que contribuye a mejorar sus consumos y emisiones. Es un coche muy cómodo y funcional, aunque de líneas clásicas, pero con tecnología actualizada, como demuestra su sistema Smart Sense con asistente de colisión frontal y frenado automático, o el de cambio de carril.

RELACIÓN CALIDAD-PRECIO

Una de las particularidades del Ioniq es la relación calidad-precio. El modelo se puede adquirir desde 21.135 euros, muy ajustado para un coche del segmento compacto, con 4,47 metros de longitud y cinco plazas, con maletero de 341 litros. Partiendo de esta premisa, además, su coste de propiedad se mantiene muy alto porque apenas se devalúa, según los análisis de las agencias de consumidores europeos.

El Ioniq es un vehículo que ha tenido mucho éxito en Europa por sus virtudes dinámicas y polivalencia eléctrica. Ha sido muy requerido por empresas y organismos oficiales, incluso por los cuerpos de policía, que podían elegir entre sus tres motorizaciones electrificadas, ideales para entornos urbanos o semipeatonalizados. Es un modelo muy lógico para los tiempos que corren.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Hyundai Ioniq: eficacia híbrida, a precio justo