Mercedes GLB: la discreción es su mayor encanto

Con 4,63 metros de largo, se enclava en la gama entre el GLA y el GLC, destacando por su polivalencia al poder llevar cinco o siete plazas. En su gama probamos la versión gasolina de 224 caballos, con un precio de 55.625 euros.


El GLB 250 4Matic es un modelo discreto, fácilmente reconocible como un SUV de la gama Mercedes, con una parrilla frontal cruzada por dos lamas horizontales, unos faros muy cuadrados en consonancia con las líneas generales del coche, que huye de la cupeización de sus hermanos con una trasera muy recta.

De serie trae dos filas de asientos y cinco plazas, con la banqueta trasera corrediza y un maletero con 495 litros. Probamos la versión 250 de gasolina, que es la tercera en potencia con 224 caballos, solo superada por la AMG 35 de 306. Unido al motor lleva la conseguida caja de cambios 8G-DCT automática de doble embrague y ocho velocidades, suave y efectiva y que reduce el consumo con avance por inercia. Además esta versión lleva la tracción 4Matic, aunque hay que decir que el comportamiento de este modelo es más adecuado para el asfalto que para el todoterreno.

En su interior el GLB presenta la configuración clásica de Mercedes en la actualidad, con dos grandes pantallas digitales rectangulares unidas, una para el cuadro de instrumentos y otra para los sistemas de confort y seguridad del coche.

El consumo oficial es de 7,4 litros, las emisiones de 169 gr/km y alcanza los 236 km/h

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Mercedes GLB: la discreción es su mayor encanto