El Mundial ya está aquí, ¡vivan los e-sports!

El abrumador éxito de los grandes premios de consola alimenta la expectación por la vuelta al asfalto del motociclismo y la fórmula 1 en las próximas semanas.


El olor a gasolina y neumáticos ya ronda el circuito de Jerez, donde la pandemia no solo no ha devastado las ganas de motociclismo, sino que las ha multiplicado. Las carreras virtuales han mantenido a millones de fanáticos pegados a su deporte favorito gracias al enorme atractivo de estos eventos, en los que cada vez resulta más complicado distinguir entre simulación y realidad. El incontestable éxito ha encontrado un pilar fundamental en el apoyo masivo de los pilotos protagonistas del Mundial, dispuestos no solo a seguir entreteniendo a sus seguidores, sino que no han dudado incluso en competir a su lado. Aún así, la excelente acogida de esta iniciativa tanto entre aquellos que ya estaban familiarizados con los e-sports del motor, como también entre los aficionados más tradicionales a las carreras reales, ha sorprendido hasta a los propios organizadores. Estos han visto cómo el coronavirus no solo no ha afectado al interés por este deporte, ni lo ha empujado hasta el borde del precipicio en que sí ha situado a otros, sino que ha servido para que las dos ruedas saquen músculo de la inversión en tecnología llevada a cabo en las últimas décadas, al tiempo que han abierto todavía más el abanico de fanáticos, especialmente entre los más jóvenes.

Los cinco eventos celebrados durante la pandemia comprendieron diez pruebas telemáticas, incluidos dos grandes premios virtuales completos. La serie de carreras virtuales produjo más de 3.100 piezas de contenido digital, con más de 10 millones de interacciones. El contenido publicado sobre las carreras simuladas supuso 331 millones de impresiones y tuvo 52 millones de visualizaciones de vídeo, de las cuales 12 millones eran aficionados que vieron los eventos en directo. En total, se consumieron más de 31 millones de minutos de vídeo, lo que equivaldría a 60 años viendo motociclismo virtual sin parar.

La vuelta del motociclismo a los circuitos de asfalto no supondrá el apagado para las carreras virtuales. Ni siquiera un hasta luego. Los organizadores han puesto en marcha el Windtre Rising Star, un programa de talentos destinado a descubrir y promover pilotos de e-sports por todo el mundo. Han puesto en marcha cuatro desafíos en línea en los que los aspirantes, registrados previamente en la web oficial de motoGP, se dividirán en tres categorías, según su ubicación: América (Norte y Sur), Europa y África, y Asia y Oceanía. El primer evento se celebró entre el jueves y el domingo de la pasada semana en el circuito virtual de Sachsenring. En catorce turnos, los jugadores, a lomos de la Suzuki GSX-RR con que Álex Rins participa en el Campeonato del Mundo, debían establecer el tiempo de vuelta más rápido. El próximo desafío llegará entre los días 2 y 5 de julio.

cifras

Interacciones entre los usuarios a través de las 3.100 piezas de contenido digital creado para la ocasión.

Visualizaciones, de las que 12 millones eran aficionados que siguieron en directo la retransmisión de las pruebas.

Minutos de vídeo consumidos, lo que equivaldría a sesenta años viendo motociclismo virtual sin parar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Mundial ya está aquí, ¡vivan los e-sports!