Audi S4 Avant: diésel híbrido, pero potente

Esta berlina familiar es un prodigio por las prestaciones que ofrece, mientras es capaz de conseguir consumos muy reducidos. Probamos el Audi S4 Avant de 347 CV con tecnología «mild hybrid».


En estos tiempos modernos en los que las mecánicas diésel parecen estar demonizadas socialmente, que una marca como Audi apueste por mecánicas de gasóleo para sus modelos de la gama alta S, la más deportiva y lujosa si no tenemos en cuenta los RS, es un claro indicador de que los coches diésel pueden ser muy eficientes y limpios hoy en día y, al mismo tiempo, cumplir con las expectativas de quienes buscan un coche de altas prestaciones.

El Audi S4 Avant que hemos podido probar lo demuestra con creces. Se trata de la versión más alta de la gama A4 Avant. La berlina familiar, de 4,76 metros de largo, cuenta con una serie de detalles a nivel de diseño exterior que enfatizan sus aspiraciones deportivas sin caer en la estridencia.

DISCRETO, PERO NO TANTO

Unas llantas de 20 pulgadas, la parrilla Singleframe más marcada, las pequeñas molduras con acabado metálico o las cuatro salidas de escape atrás, de las que dos son solo decorativas, son sus señas de identidad. Si no fuese por el llamativo color Azul Turbo de la unidad que probamos, podría pasar perfectamente por un discreto Audi A4 Avant bien dotado a nivel de equipamiento.

En el interior, más allá del estilo minimalista que se ha aplicado, destaca la amplitud tanto en las plazas delanteras como traseras, así como la calidad de los materiales con que se ha confeccionado un habitáculo que agrada a la vista y al tacto. Su maletero es de 420 litros y por supuesto el portón cuenta con accionamiento mecánico de apertura y cierre.

A nivel de motor equipa un 3.0 V6 diésel con tecnología mild hybrid, es decir, también esconde un pequeño motor y una batería eléctrica que ayudan mecánicamente para reducir consumos y emisiones. Ese es el motivo por el que luce la pegatina ECO de la Dirección General de Tráfico, que también le otorga ciertas ventajas.

Ofrece una cifra de potencia muy destacada, 347 CV, y su carácter busca las altas prestaciones. Eso se percibe nada más ponerlo en marcha porque el sonido que emite hace que llegues a dudar si estás al volante de un coche diésel o de un V8 de gasolina.

Una vez en carretera, su carácter es de lo más polifacético. Es un coche muy cómodo en autovía, donde es capaz de mantener ritmos muy buenos con unos consumos muy ajustados, tanto que de media homologa 7 l/100 km. Además, gracias a su enorme par de 700 Nm, tiene mucha fuerza para encarar puertos de montaña con decisión.

Tiene un aplomo excelente, y cuando lo conduces por zonas sinuosas te das cuenta de la buena capacidad que tiene para trazar curvas, gracias entre otras cosas a la tracción quattro, que asegura un nivel de agarre óptimo en todo momento.

Con una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y siendo capaz como es de mantener en todo momento una facilidad asombrosa para conducirlo, incluso en condiciones lluviosas, el Audi S4 Avant no es un coche para cualquiera únicamente porque su precio de 77.630 euros no permite que mucha gente acceda a uno. Si no fuese por eso, no se me ocurre ningún motivo para no recomendarlo.

La mecánica diésel unida a la tecnología «mild hybrid» le permite lucir la etiqueta ECO

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Audi S4 Avant: diésel híbrido, pero potente