El Mini enchufado

Mini quiere seguir conquistando clientes y ahora lo hace con un coche eléctrico pensado para la ciudad.


Mini ha dado el paso de crear su primer coche eléctrico. Lo ha hecho apostando por coger su modelo estrella, el Mini de tres puertas con sus 3,84 metros, y adaptarlo a una nueva configuración como coche eléctrico urbano. A simple vista, más allá de la parrilla delantera cerrada, las llantas específicas con diseño asimétrico y pequeños detalles en color amarillo decorando la carrocería, no cambia nada más respecto a un Mini gasolina o diésel. Hasta la toma del enchufe de carga se esconde bajo la tapa del depósito de combustible, que no cambia de sitio, pero sí de cometido.

El motor eléctrico de 135 kW o 184 CV se esconde bajo el capó, mientras entre los asientos delanteros y bajo los traseros se disponen las baterías, con una capacidad de 32,6 kWh. Promete 234 kilómetros de autonomía, demostrando que su objetivo no son los viajes en carretera pero que sí permite un uso urbano extenso.

Conduciéndolo es curioso comprobar cómo han sabido mantener ese espíritu ágil y directo que siempre ha caracterizado a los Mini. Sigue siendo un coche divertido y muy reactivo, con un temperamento que hace que parezca que conduces un kart, aunque ahora sea un kart eléctrico.

Su precio parte de los 33.950 euros del modelo base, que corresponde al nivel S, mientras que por encima están los M, L y XL, como si de tallas de ropa se tratase.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Mini enchufado