Smart: el urbanita no quiere ya gasolina

La gama Smart, formada por tres modelos de carácter urbano, se ha convertido en cien por cien eléctrica y ya está a la venta en los concesionarios españoles con unos precios que van desde los 24.450 euros, batería de iones de litio incluida.


Desde sus inicios, Smart nació como una marca de carácter urbano, pero es ahora cuando ese carácter se reafirma al adoptar la modalidad de movilidad eléctrica en exclusiva para todos sus vehículos.

La gama está constituida por tres modelos: el Smart Fortwo, que es el pequeño biplaza fácil de aparcar, pues solo ocupa 2,69 metros de largo, y que a su vez tiene una segunda versión descapotable; y el Forfour, que ya dispone de cuatro plazas con sus cuatro puertas y un tamaño de 3,49 metros, homologado dentro del segmento A de los coches urbanos, donde cuenta con mucha competencia.

Cuando se lanzó en 1998, el Smart Fortwo marcó un hito en la automoción, no solo por su tamaño, sin competencia, sino por su estilo informal y diferente. Este modelo ya lleva vendidas más de dos millones de unidades y se ha convertido en icono en las grandes ciudades, como Roma, por ejemplo, donde reina entre los más grandes.

Ahora Daimler ha decidido darle una nueva personalidad a su marca pocket dotándola de una única motorización eléctrica y dejando de lado la gasolina. Se trata de un motor de 60 kW, equivalentes a 82 caballos, alimentado por una batería de 17,6 kWh de capacidad, que puede cargarse en 40 minutos del 20 al 80 % con un cargador que proporciona el mismo fabricante (opcional) de 22 kW.

La autonomía se estima entre 120 y 133 kilómetros para el modelo pequeño y unos cuatro menos para el Forfour.

En cuanto a prestaciones, los Smart se muestran muy ágiles en ciudad, sobre todo por la contundente respuesta de sus motores eléctricos en las arrancadas, pudiendo hacer de 0 a 100 km/h en alrededor de 12 segundos, mientras quesu velocidad máxima ha sido limitada a 130 kilómetros por hora.

PRECIOS EN ESPAÑA

El precio con el que se pone a la venta en España será de 24.450 euros para la versión cupé del Fortwo, mientras que el Cabrio cuesta tres mil euros más. Curiosamente, el más grande Forfour resulta más barato que el Cabrio, con 25.150 euros. Estos precios incluyen la batería de iones litio con una garantía de ocho años o cien mil kilómetros.

Smart ha sabido poner al día sus modelos, dotándolos ahora de una parrilla con más fuerza y unas ópticas más grandes, además de atractivas llantas de 15 y 16 pulgadas.

Hay disponibles cuatro niveles de equipamiento: estándar, passion, pulse y prime.

También se ha ganado aptitudes, con un actualizado sistema multimedia, algo muy demandado por los incondicionales de Smart, que suelen ser clientes muy tecnológicos. La pantalla del sistema ha ganado tamaño y ahora es de ocho pulgadas y replica en espejo el móvil del usuario, que así puede utilizar sus propias aplicaciones. También, mediante una aplicación propia llamada Smart EQ Control, el usuario puede consultar desde su casa la autonomía disponible o el estado de recarga de la batería. Mediante una segunda aplicación, que se puede pedir con el automóvil, se puede gestionar el uso compartido del mismo, recuperarlo en caso de robo o buscar plazas libres de aparcamiento.

Hasta la versión Forfour sigue siendo uno de los eléctricos más pequeños del mercado, incluso comparándolo con el Seat Mii recién lanzado, que será su competencia más directa.

Sin duda Smart ha sabido hacerse un hueco como alternativa ciudadana y su abandono de los combustibles fósiles lo convierten en un producto muy adecuado a los tiempos que corren.

Con solo 2,69 metros de largo, el Fortwo no tiene rival en la ciudad y su facilidad de aparcamiento es su mejor baza

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Smart: el urbanita no quiere ya gasolina