Seat Tarraco: el SUV familiar y campero

Seat culminó su gama SUV con este Tarraco, su modelo más grande, con capacidad para siete plazas y con cierta querencia montañera, sin dejar de lado su comodidad por carretera.


El Tarraco ha obtenido muchos premios en su corta trayectoria, entre ellos el de Coche del Año en España en su última edición, y es un digno componente de la saga SUV de la marca española, tras el Ateca y el Arona.

Hemos probado la versión 2.0 TDI de 190 caballos con cambio DSG, tracción 4Drive y equipado con siete plazas y en acabado Excellence, lo que supone el mejor Tarraco con motor diésel disponible. Es un SUV grande, de aspecto poderoso con sus 4,70 metros de longitud, que comparte plataforma con su primo el Tiguan de Volkswagen, con el que se fabrica también en Alemania. De líneas clásicas y sin estridencias estilísticas, la apuesta de Seat por la sobriedad le da un aspecto fiable y eficiente. Es fácilmente identificable por su línea de iluminación diurna semejante por delante y por detrás.

En su interior sigue apostando por la sobriedad y por la funcionalidad de todos sus mandos. Todos son cómodos y bien ubicados para facilitar la conducción. El cuadro de relojes es digital en toda la gama. La banqueta de la segunda fila es desplazable en quince centímetros, por lo que se puede adelantar ganando maletero en caso de que llevemos los dos asientos de la tercera fila escamoteados en el bajo del suelo o, si los necesitamos, podemos ganar algo de espacio para sus ocupantes, aunque en este caso mejor que se trate de gente menuda. De todas formas, el confort con siete plazas es aceptable para sus dimensiones. Con la tercera fila abatida hay unos respetables 700 litros en el maletero.

A nivel de sensaciones al volante, sin ser un vehículo tremendamente prestacional, sí que permite realizar viajes sin acusar demasiado cansancio. En carreteras más sinuosas y con pendientes es donde acusa más sus limitaciones, pero incluso en ciudad resulta cómodo y manejable. A ello contribuyen también sus buenas suspensiones y su silencio de marcha, además de ayudas a la conducción como la frenada de emergencia con detección de peatones. En caminos y pistas su comportamiento es muy aceptable, teniendo en cuenta su envergadura y peso. Es más montañero que otros SUV y se puede jugar con el mando que selecciona los modos de conducción off road. Todo esto se ofrece por un precio de poco más de 43.000 euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Seat Tarraco: el SUV familiar y campero