Nissan Juke: un SUV compacto con mucho estilo

El Nissan Juke sorprendió en el 2011 con un diseño nada convencional para un SUV compacto. Tras un «restyling» en el 2015, ahora llega su segunda versión, que mantiene la misma filosofía pero ha ganado en todo: en tamaño, en espacio interior, en capacidad del maletero y también en motor.


El nuevo Juke mide 8 centímetros más y ha crecido también a lo ancho y a lo alto. Mantiene la silueta de cupé, con los tiradores de las puertas traseras en el marco de las ventanillas y las protecciones negras recorriendo los pasos de rueda. En el frontal ha ganado protagonismo la parrilla, con un borde cromado en V que enlaza con los grupos ópticos de luz diurna. Todos los faros, incluidos los antiniebla, son de led, y llaman especialmente la atención los focos circulares delanteros. La parte trasera se ha vuelto más convencional, con líneas menos redondeadas, y el techo integra ahora una aleta de tiburón.

El interior ha experimentado una evolución espectacular. El volante es plano por abajo, el salpicadero está presidido por una pantalla táctil estilo tablet de 8 pulgadas y debajo asoman tres grandes salidas de aire. La palanca de cambio está situada sobre una base circular que cuenta con iluminación en naranja, al igual que dos tiras led en las puertas. La tapicería combina piel y abundantes zonas en Alcántara, lo que le da un aspecto cálido y sofisticado.

Las butacas delanteras son cómodas y envolventes, con un diseño tipo baquet en la parte superior y altavoces en la zona del reposacabezas que proporcionan una experiencia de sonido inmersiva. La visibilidad por los retrovisores exteriores es excelente y algo más limitada por la luneta posterior. El cuadro de instrumentos es muy claro y cuenta con un panel digital que ofrece abundante información.

Las mayores dimensiones exteriores se traducen en una mayor habitabilidad, especialmente para los pasajeros de las plazas posteriores. También ha aumentado enormemente el maletero, que ahora tiene una capacidad de 422 litros, mientras que el Juke original apenas superaba los 250. La plataforma del piso se puede poner en dos alturas y debajo hay un kit antipinchazos y un hueco adicional para esconder objetos.

Motor

El Nissan Juke tiene una única motorización de gasolina, de mil centímetros cúbicos y tres cilindros, que rinde 117 caballos. El par máximo es de 180 Newtons/metro pero puede llegar a los 200 Newtons/metro durante algunos segundos si pisamos a fondo el acelerador, lo que nos permite adelantar con más seguridad. Tiene un peso muy contenido, no llega a los 1.200 kilos, y esto se traduce en unas reacciones bastante ágiles y en un consumo bajo, 6,2 litros a los 100 según el ciclo de homologación WLTP.

La posición de conducción y la precisión de la palanca de cambio animan a hacer una conducción deportiva. Un botón permite elegir tres mapas motor, Eco, Standard y Sport, y este último proporciona una notable aceleración, especialmente saliendo en segunda. La dirección es rápida y unida a una suspensión con un tarado intermedio hace que el coche tenga un comportamiento en curva estable y seguro.

Equipamiento

Nuestra unidad de prueba, cedida por el concesionario Antamotor, era la versión N-Design, que lleva el techo pintado en negro y unas llantas de 19 pulgadas con un diseño especial. En el interior, los asientos tienen el logo Juke grabado, y las zonas en Alcántara del salpicadero, la consola central, el reposabrazos y el tapizado de las puertas se puede personalizar en naranja o en negro.

Tecnológicamente viene muy equipado. El sistema ProPilot permite, pulsando un solo botón, mantener el coche en el carril, ajustar la velocidad con el vehículo de delante y que el coche frene y acelere él solo en tráfico denso, llegando a detenerse si lo considera necesario. El acceso y arranque es sin llave, los asientos delanteros son calefactables y cuenta con reconocimiento de señales y sensor de presión de neumáticos.

También incorpora, dentro de un pack que cuesta 800 euros, alerta en salida marcha atrás, control de ángulo muerto, cámara de visión de 360 grados, detector de fatiga y sensores de aparcamiento delanteros y traseros.

El sistema de sonido Bose tiene 8 altavoces y es compatible con Android Auto y Apple Car Play. Además la aplicación Nissan Connect posibilita saber dónde se ha dejado el coche, si está abierto o cerrado y otros datos sobre el uso del vehículo por una tercera persona; podemos pedirle que active las luces o bloquee las puertas, y todo desde el móvil.

Precio y balance

El Nissan Juke está disponible desde 20.000 euros, aunque el modelo que hemos probado cuesta 24.500 euros. Hay la opción de cambio automático de doble embrague, pero cuesta 1.500 euros más y es siete décimas más lento acelerando de 0 a 100. A mí personalmente me ha encantado el tacto de conducción de la caja manual, y el estilo y la tecnología de esta versión hacen que esté pensando seriamente en no devolverlo y escaparme con él. Lo malo es que con el Nissan Connect no llegaría muy lejos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Nissan Juke: un SUV compacto con mucho estilo