Llega el gran tiburón blanco de BMW

Rápido, silencioso y elegante, como el tiburón blanco, este nuevo miembro de la Serie 8 de BMW, el Gran Coupé, completa una trilogía antológica de lujo y deportividad, con cuatro puertas que lo democratizan frente a los más radicales Coupé y Cabrio.


Hay muy pocos coches en el mercado europeo que puedan competir con el Serie 8 Gran Coupé de BMW. El recién llegado a la gama alta presume de cuatro puertas para evitar contorsionismos a la hora de habitar sus plazas traseras. Además es seis centímetros más alto, tres más ancho y veintitrés centímetros más largo que el Coupé. Hay que tener una plaza de garaje de cinco metros para guardarlo.

El morro del tiburón se distingue por dos riñones más grandes y afilados, por faros más pequeños pero con tecnología Full LED y enormes aperturas en los paragolpes, además de parrilla activa que se abre o cierra a modo de branquias. Su silueta es cupé, indiscutiblemente, a pesar de las cuatro puertas, e incluso se permite rematar la tapa posterior del maletero en forma de prominente alerón. Por cierto, que caben 440 litros de equipaje, tras sus tres (dos cómodos y otro no) asientos traseros.

Cuatro variantes mecánicas harán deslizarse sobre el asfalto al gran tiburón blanco de BMW. Empezando por arriba, un poderoso V8 de gasolina de 530 caballos animará al M850i xDrive, contundente a la hora de abalanzarse sobre sus presas. Algo más ruidoso es el diésel 840d xDrive con seis cilindros en línea y 320 caballos. Más abajo en la escala de gasolina, el 840i y otra versión xDrive con la misma denominación tendrán disponible un motor -también de seis cilindros en línea- con 340 caballos.

Por supuesto el dinamismo está asegurado con tres diferentes modos de conducción que el conductor podrá escoger según su ánimo, con el bloqueo de diferencial y con la suspensión adaptativa. Hay que ver también que todos, a excepción del 840i, disponen de tracción total y el sofisticado cambio Steptronic Sport de ocho velocidades. La versión M nos puede dejar perplejos acelerando de 0 a 100 km/h en solo 3,9 segundos.

Los exquisitos clientes de este deportivo podrán elegir dos personalizaciones, la Individual y la Performance.

A la hora de hablar de precios, de momento solo podemos dar los tres más básicos, que ya se comercializan, a la espera de que el M llegue a lo largo del 2020. El BMW Serie 8 Gran Coupé más barato será el 840i con un precio de 101.900 euros. La versión diésel 840d costará 109.300 euros y la 850i más poderosa, de momento, saldrá en 137.000 euros.

Su carácter de cupé deportivo queda suavizado por las cuatro puertas y las 4+1 plazas

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Llega el gran tiburón blanco de BMW