Peugeot 208: su diseño no deja indiferente a nadie

Mañana se pone a la venta un nuevo Peugeot 208. Solo hereda el nombre, todo lo demás es nuevo y entre su carta de presentación destaca una versión totalmente eléctrica. Su línea es igual de atractiva que el resto de sus hermanos diésel y gasolina, pero con una autonomía de 340 kilómetros.


A la venta mañana, Peugeot España quiere conquistar en un año a más de 22.000 clientes con la llegada de este nuevo 208 que nada tiene que ver con el anterior. Con una carrocería de 5 puertas la marca francesa ya anuncia que no habrá de 3 puertas y que, con los tiempos que corren con las multas a las emisiones de CO2, no habrá versión GTi. Ante estos datos, la marca propone tres motorizaciones diferentes: la diésel BlueHDi de 102 caballos y caja de cambios manual de 6 velocidades; las gasolina, que con el motor de tres cilindros pueden otorgar potencias entre los 70 y los 130 caballos, y por supuesto la cien por cien eléctrica, que ofrecerá 136 caballos de potencia. Otra novedad importante es la incorporación de la caja de cambios automática de 8 velocidades para las versiones más potentes.

Con cuatro niveles de acabados diferentes, los precios partirán desde los 11.100 euros, con todo tipo de promociones. Lo mismo ocurre con la versión eléctrica, que Peugeot anunciará en los 21.750 euros con las distintas ayudas de la Administración y de la que esperan vender entre un 5 % y un 10 % del total de sus ventas. A pesar del esfuerzo, el precio del eléctrico sigue siendo el doble.

El nuevo 208 ofrece un diseño muy atractivo y sobre todo atrevido si lo comparamos con una competencia más convencional como es el Clio o el propio Corsa. Sus líneas son muy agresivas desde la primera mirada, con esa firma luminosa delantera que recorre de forma vertical el frontal y refuerza una parrilla de gran tamaño y diseño deportivo. Pasos de ruedas ensanchados y un pequeño alerón sobre el portón posterior colaboran en esta línea juvenil. Pero si sorprende en su exterior hay que entrar en él y apreciar los materiales utilizados por la marca, agradables al tacto y muy vistosos, como la simulación de la fibra de carbono de la versión GT Line. Y todo ello combinado con el i-Cockpit, que consiste en un volante de pequeño tamaño que nos deja ver el cuadro de instrumentos, en este caso tridimensional, por encima del volante. Los asientos recogen a la perfección y la parte trasera se ha quedado un poco pequeña.

El tarado de las suspensiones, la eficacia de la dirección directa y el buen rendimiento de sus motores sorprende gratamente a quien lo prueba. Se avecinan buenos tiempos.

Más de 22 millones de unidades 

No es facil hablar de modelos que han logrado conquistar a más de 22 millones de personas y que todavía hoy continúan a pleno rendimiento. Es el caso de la saga 200 de Peugeot, que con el lanzamiento del 205 en el año 1983 iniciaba esta andadura que todavía hoy continúa.

En aquel año 83 el Peugeot 205 llegaba para competir en el conocido segmento de los utilitarios. Coches urbanos que cubrían el segmento B, uno de los de mayor demanda en esos años. Después de un exitoso 205 le siguieron el 206, 207 y el 208, que por cierto ahora se renueva totalmente para seguir aumentando los adeptos de unos coches que salieron muy redondos en todo su conjunto. Unos coches que se han fabricado en 13 plantas de producción y en países tan diferentes como Francia y China, Irán o Malasia o Argentina y Eslovaquia.

El primer Peugeot 205, diseñado por Gérard Welter, logró estar en lo más alto de las listas de ventas durante más de 15 años. Se fue renovando y ofreciendo multitud de opciones. Carrocería de tres y cinco puertas e incluso descapotables. Y quién no recuerda esa versión 1.9 GTi que otorgaba por aquel entonces 130 caballos de potencia. Bajo estos tres números Peugeot logro ganar varios mundiales de ralis y el París-Dakar durante los años 1987 y 1988.

En 1998 llego el reto de cambiarlo en su totalidad, subirle un dígito más y llamarlo 206. Peugeot siguió en lo mas alto de las ventas y volvió a ganar en el mundial de ralis con Marcus Gronholm. La marca francesa apostó en estos años por nuevas siluetas como el coupe cabrio, la berlina e incluso una versión familiar denominada SW. Eran años de motores deportivos y así destacaron las versiones GTi, GT WRC y el 206 RC. El 206 vivió desde 1998 al 2011, año en el que fue relevado por el 207. Con este modelo Peugeot ya logró las cinco estrellas en seguridad EuroNCAP y como visionarios del mundo recreacional se lanzo una versión outdoor de estilo crossover. También sera recordado por equipar un motor de bajas emisiones, por debajo de los 100 gramos con el 1.6 HDi de 92 caballos. Corría el año 2012 cuando Peugeot volvió a cambiarle de nombre para dar entrada al 208, coche que se mantuvo en el mercado hasta hace tan solo unos días, ya que la historia continuará con otro nuevo 208 que contaremos en las páginas siguientes y que será recordado como el primer vehículo cien por cien eléctrico de la popular saga 200.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Peugeot 208: su diseño no deja indiferente a nadie