Un CSI para investigar accidentes de coche

Algunas marcas de automóviles tienen su propio CSI para investigar «in situ» los accidentes en los que sus vehículos están implicados. De su análisis sacan datos muy valiosos para la seguridad del futuro.


El teléfono suena en el departamento de investigación de accidentes de Mercedes Benz en la planta de Sindelfingen (Alemania). Es la Policía de Tráfico del departamento federal de Baden-Württemberg, que comunica que un automóvil de la marca ha sufrido un accidente. Al minuto, un equipo de especialistas formado por ingenieros parten hacia el lugar. Lo llevan haciendo desde 1969, cuando se creó el departamento de investigación de accidentes, y desde entonces han examinado y reconstruido las causas de más de 4.700 siniestros.

COOPERACIÓN POLICIAL

Gracias a la cooperación con el Ministerio del Interior de Baden-Württemberg, la policía da aviso de los accidentes graves de cualquier Mercedes-Benz o Smart que se producen en un radio de unos 200 kilómetros de Sindelfingen. El trabajo de los investigadores comienza en el lugar del accidente o en el taller al que fue llevado el vehículo. Se hace una inspección del escenario para reconstruir lo sucedido y se toman datos de los daños que ha sufrido el vehículo y de cómo han funcionado los sistemas de seguridad.

Los resultados se comparan con los datos de otros accidentes y así los ingenieros obtienen los patrones de daños característicos e información para el desarrollo de nuevos sistemas de protección más eficaces. Para no poner en peligro su imparcialidad como investigadores, los expertos de accidentes nunca preparan informes para las partes implicadas en un accidente ni participan como peritos para el sistema judicial. No es esa su misión, sino trabajar para los futuros clientes de la marca, que se beneficiarán de los modelos que se produzcan.

De este trabajo del equipo de los CSI de Mercedes han surgido numerosas innovaciones en seguridad, como el ESP (control de estabilidad), el airbag de cortina o el Pre Safe (sistema de preparación ante un accidente). También ha servido para mejorar los crash test, esos choques con coches de prueba y muñecos dummies en su interior, que ahora reproducen con más fidelidad los choques reales.

Mercedes ha sido la pionera, pero no es la única marca que realiza este tipo de investigaciones. Volvo, otra avanzada en seguridad, también los realiza. El trabajo diario de estos especialistas ha salvado cientos de vidas, porque las experiencias reales son más fidedignas que cualquier simulación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un CSI para investigar accidentes de coche