Citroën C5 Aircross: confort especial

Todavía no se ha cumplido un año desde su lanzamiento y el C5 Aircross ya está cosechando unas buenas cifras de ventas. Su confort en cuanto a suspensiones y sus elevadas ayudas a la conducción lo convierten en una buena elección dentro de los SUV compactos.


El C5 Aircross, con más de 6.000 pedidos desde su reciente lanzamiento, está contribuyendo a la buena marcha de Citroën en el mercado español. La marca, desde enero a agosto, lleva conseguido un 7,15 % de cuota de mercado, lo que supone el mejor resultado en los últimos cinco años.

PERSONALIZACIÓN

El nuevo C5 Aircross presume frente a sus rivales más directos de una elevada capacidad de personalización. La combinación de las barras en el techo, con los exclusivos protectores de puertas conocidos como Airbump y su elevada altura del suelo de 23 centímetros, le otorgan una silueta muy distinta a la competencia. Su frontal con dos grupos ópticos y un recorte muy recto, le confiere un aspecto robusto, algo a lo que contribuyen sus protecciones alrededor del coche y que al mismo tiempo nos recuerda que estamos ante un SUV con una elevada capacidad off road. Y es que en su interior una rueda giratoria nos activa el sistema conocido como Grip Control y que, asociado a unos neumáticos específicos, nos permite salir de situaciones de poca adherencia sin tener que disponer de la tracción 4x4.

MEDIDAS COMPACTAS

En su vista lateral el C5 Aircross, que mide 4,5 metros de largo, nos recibe con los Airbump en la parte inferior de las puertas. Ya en la trasera un portón eléctrico da acceso a los 580 litros de maletero, que se pueden ampliar con el abatimiento de los asientos posteriores. Por cierto que la marca ha trabajado mucho en el diseño de los asientos, así como su composición de las espumas, para lograr una comodidad excepcional para los pasajeros. Además, el confort se deja notar gracias a la incorporación de la suspensión de amortiguadores progresivos hidráulicos, que provoca un efecto como de alfombra voladora en carreteras con el asfalto en mal estado.

En su interior, una pantalla táctil ubicada en la parte central nos permite todo el manejo del coche, en donde podemos contar con más de 20 ayudas a la conducción, algunas de ellas preludio de funciones propias de los coches autónomos, como mantener el coche dentro del carril, avisar del ángulo muerto o leer las señales para indicarnos los límites de velocidad de cada tramo. El volante multifunción se complementa con la pantallas y su manejo es muy intuitivo.

Nuestra versión equipa el motor gasolina Pure Tech capaz de ofrecer 180 caballos de potencia y lograr un consumo muy contenido si no apuramos la subida de vueltas con el modo Sport. Estos caballos los entrega de forma continua gracias a la caja de cambios automática EAT8, que sube de marcha sin que se note en el habitáculo. Silencioso y sobre todo espacioso, el C5 Aircross, que está disponible desde 19.000 euros, es sin duda una buena opción entre los todocaminos que hay en este difícil segmento de los SUV compactos. No en vano este modelo compite contra otros coches como el Seat Ateca o el mismísimo hermano de marca, el Peugeot 3008, con el que, por cierto comparte la plataforma EMP2 del Grupo PSA.

El C5 Aircross se presenta como el modelo más confortable y modulable del segmento de los SUV compactos

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Citroën C5 Aircross: confort especial