Mercedes GLC Coupé: la magia del «mild hybrid»

Los motores de gasolina todavía tienen mucho que decir, y más si van asociados a un sistema de hibridación ligera como en el Mercedes GLC Coupé. Tiene el aspecto de un SUV, pero con una estética deportiva, y va más pegado al suelo y por lo tanto tiene un mejor comportamiento en asfalto que el modelo del que deriva. La lista de opciones es interminable y permite equipar el coche con el máximo lujo y tecnología.


El GLC Coupé es más largo y bajo que el GLC normal, lo que acentúa su imagen deportiva. La caída del techo y las ventanillas en la parte trasera marca su personalidad, mientras que en el frontal sobresale una estrella de tres puntas sobredimensionada en el centro de la parrilla. Las nervaduras en el capó y en la cintura dan tensión al conjunto y la única concesión campera es una banda negra de protección que recorre toda la parte inferior de la carrocería y los pasos de rueda.

 En el interior encontramos unas butacas delanteras muy envolventes y cómodas, separadas por un elevado túnel central que se une mediante una suave curva al salpicadero. En el centro de este una gran pantalla de 10,25 pulgadas integra la configuración y el sistema multimedia. Es táctil, pero se puede manejar también mediante un touchpad situado a continuación del reposabrazos central. La palanca está situada en el volante, a través del cual vemos un cuadro de instrumentos totalmente digital.

La silueta cupé de este coche lo penaliza a la hora de entrar en las plazas traseras, y también limita la visibilidad por la luneta. A cambio, vamos más elevados que en un vehículo normal, lo que da una sensación de dominar la carretera.

El maletero tiene 500 litros, 50 menos que el GLC normal, pero se puede ampliar hasta 1.400 litros abatiendo los asientos. La superficie que queda es casi plana y el espacio que hay debajo se puede cerrar con llave. Está rematado en terciopelo y el portón es eléctrico.

Salvo las versiones AMG, que montan un V6 o un V8, todos los motores del GLC Coupé son de cuatro cilindros y 2.000 centímetros cúbicos. Hemos probado el gasolina que abre la gama, que rinde 197 caballos y acelera de 0 a 100 en 8 segundos. La potencia máxima se obtiene a partir de 5.500 revoluciones, así que debemos llevarlo alto de vueltas si queremos una respuesta contundente, pero en general tiene una aceleración lineal. Podemos elegir varios modos de conducción, entre ellos dos deportivos y uno individual que permite modificar la propulsión, la dirección y el control de estabilidad. La caja automática tiene 9 velocidades y podemos también cambiar manualmente mediante unas levas situadas en el volante. El coche tiene un funcionamiento suave y silencioso, con un tacto refinado típico de Mercedes.

Los GLC de gasolina incluyen un sistema mild hybrid o de hibridación ligera consistente en un motor eléctrico de 13,6 caballos conectado a una red de 48 voltios. No puede mover el vehículo por sí solo, pero apoya al motor de combustión contribuyendo a reducir las emisiones y el consumo. Este no es bajo, ya que la media oficial son 8,2 litros a los 100, pero hay que tener en cuenta que el coche pesa más de 1.800 kilos en vacío.

CONDUCCIÓN DEPORTIVA

La masa que arrastra y el tren de rodaje deportivo hacen que el GLC vaya muy aplomado, tanto en vías rápidas como en curva, donde gira plano. Al enlazar curvas rápidas es donde se notan las dimensiones y la altura del vehículo, que experimenta algunas inercias si hacemos una conducción excesivamente deportiva. El modo Sport + lo soluciona, ya que el Sport es todavía demasiado blando.

Aunque tiene tracción a las cuatro ruedas, la distancia de la carrocería al suelo es de 13 centímetros así que no conviene aventurarse por caminos muy complicados. Hay dos suspensiones electrónicas opcionales y una de ellas tiene muelles neumáticos. En definitiva, un coche muy seguro, con unos excelentes a acabados y perfecto para hacer viajes largos.

La altura de la carrocería al suelo es de 13 centímetros, lo que revela su carácter «asfáltico». Hay dos suspensiones electrónicas opcionales y una de ellas tiene muelles neumáticos

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Mercedes GLC Coupé: la magia del «mild hybrid»