Menos diésel, más CO2

El aumento de las emisiones medias de CO2 de los coches matriculados en los últimos meses, en los que se ha acusado la caída del diésel, denota la errónea política del Gobierno de «demonizar» estos motores, lo que está consiguiendo un efecto medioambiental negativo.


Faconauto, la Asociación Española de concesionarios de Automoción, ha mostrado su preocupación por los datos sobre las emisiones de CO2 de los coches matriculados en los últimos meses, ya que la mayor presencia de motores de gasolina frente a los diésel ha provocado un aumento de las emisiones, lo cual es un dato negativo para las medidas adoptadas contra el cambio climático.

Y es que las emisiones medias de dióxido de carbono (CO2) de los coches nuevos vendidos en España se situaron en 118 gramos por kilómetro recorrido en el primer semestre del año, lo cual supone un crecimiento del 1,7 % respecto a la media del mismo período del año pasado, según datos de la consultora MSI.

La caída en las matriculaciones de los coches diésel de última generación, que emiten menos CO2 que los de gasolina y que suponen ya solo un 28,3 % del mercado, es la clave que explica este incremento, a juicio de la patronal. Las ventas de coches diésel cayeron un 27,9 % hasta junio, mientras que las de los de gasolina se incrementaron un 5 % y suponen el 62,4 % de todas las adquisiciones.

Por su parte, en lo que va de año los eléctricos han representado el 0,8 % de las matriculaciones; los híbridos (gasolina o diésel más motor eléctrico), un 8,1 %, y los híbridos a gas (GLP y GNC) un 0,3 %.

A pesar de que se está estrechando la diferencia, los motores diésel emiten todavía hasta un 20 % menos de CO2 que los equivalentes de gasolina, por lo que el descenso en sus matriculaciones, junto al repunte de los coches de gasolina, explica el mal dato de emisiones medias en lo que va de año.

La patronal ha indicado que la última generación de vehículos diésel puede jugar un papel importante para alcanzar los objetivos climáticos y la descarbonización del transporte en un futuro cercano. Los países de la Unión Europea han alcanzado acuerdos para reducir las emisiones de dióxido de carbono de coches y furgonetas en un 35 % en el 2030.

En el caso de Galicia las cifras son paralelas a las del resto de España, pues en el primer semestre de este año se ha producido una importante caída de ventas, al cerrarse solo 19.864 matriculaciones frente a las 23.298 del primer semestre del pasado año, pero la media de CO2 de los vehículos matriculados ha pasado de 116 gramos por kilómetro en el 2018 a 118 en el 2019.

Pese a estos datos negativos, el Gobierno en funciones aprobó el pasado mes de julio la segunda parte del Plan Moves, que no ha tenido demasiado éxito, y que dedicará 15 millones de euros a impulsar iniciativas innovadoras para la gestión integrada de la movilidad urbana, así como proyectos experimentales relacionados con los coches eléctricos. Estos 15 millones forman parte de los 60 millones que aprobó el pasado febrero el Gobierno.

Casi simultáneamente, la Xunta ha puesto en marcha otro plan con menor dotación, pero con mejor orientación, ya que permitirá achatarrar 2.000 vehículos con más de diez años de antigüedad con la compra de otros nuevos que emitan menos de 120 gramos de CO2 por kilómetro, una medida que es realmente eficaz ya que la mayor amenaza para el medioambiente son los coches antiguos.

La descarbonización del automóvil, en tanto los coches eléctricos no bajen sus precios y aumenten su autonomía, parece que pasará todavía por los coches diésel que emiten menos CO2.

¿Por qué apostar por un coche híbrido enchufable es una gran opción?

En plena revolución sostenible es una alternativa tan viable por las garantías y el acceso a puntos de recarga como un coche tradicional, con la ventaja de que es menos perjudicial contra el medio ambiente. Además, su precio es cada vez más ajustado

La conciencia verde se ha apoderado de la sociedad. Que se lo digan sino a todos los jóvenes que siguen a Greta Thunberg, la niña sueca que quiere salvar el planeta y se manifiesta todos los viernes a favor del medio ambiente. O a las compañías que apuestan por el Green Friday en contraposición al fervor costumbrista del viernes negro. Sin embargo, abundan aquellos que, pese a tener una acusada conciencia verde, todavía conducen vehículos tradicionales de diésel o gasolina. Muchas veces, porque desconocen las ventajas de los coches híbridos enchufables, una gran alternativa de cara al futuro. Tanto porque ayudan a reducir la contaminación, ese mal endémico del que las grandes ciudades son incapaces de librarse, como por el ahorro económico que traen consigo, entre otras cosas, porque cuentan con menos elementos mecánicos susceptibles de tener que pasar por el taller y otros muchos electrónicos que pueden ser mejorados con solo una actualización de software. Además, cada vez más administraciones ofrecen beneficios a los particulares que se suman a este cambio.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Menos diésel, más CO2