BMW X4 M40d, la potencia bruta

Aunque en la gama del BMW X4 hay un motor de gasolina más potente, la entrega de potencia de la versión M40d, con 326 caballos, es más contundente.


BMW ha sido la inventora de los SUV Coupé y en el modelo X4 hemos tenido la ocasión de acceder a la versión M40d, con 326 caballos pero una entrega de potencia tan inmediata que brinda unas sensaciones únicas a su conductor.

El X4 es un modelo de éxito, con su recortado tamaño de 4,75 metros de longitud y una gama que va desde los 184 caballos hasta los 354 del M40i. Es un coche versátil, con unos precios que siempre parten de los 54.000 euros para las versiones normales, pero que en el caso de las M ascienden ya a los 75.000.

Lo mas destacable de la versión diésel de 326 caballos es una entrega de potencia sin demora apenas pisamos el acelerador, que nos permite arrancadas contundentes y facilita mucho los adelantamientos. Puede parecer incluso excesivo el brío de este propulsor, pero si queremos un diésel más pacífico en el X4 hay que bajar hasta los 265 caballos del 30d.

Acompañando su potencia bruta, el X4 M40d dispone de la transmisión xDrive a las cuatro ruedas y una caja de cambios secuencial de ocho velocidades, además de la suspensión deportiva M, que incluso opcionalmente puede ser adaptativa, como en la versión que probamos. Con todos estos aditamentos el coche va excepcionalmente pegado al asfalto y apenas acusa balanceos propios de cualquier SUV, permitiendo pasos por curva más cercanos a los de una berlina. Además, los acabados M Sport de esta versión lo diferencian visualmente de sus hermanos de gama, tanto dentro como fuera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
BMW
Comentarios

BMW X4 M40d, la potencia bruta