La evolución del nuevo Renault Clio

Lanzado en 1990, el Clio ha vendido 15 millones de unidades en todo el mundo, un millón de ellas en España. En septiembre llegará un nuevo modelo, evolucionado en el exterior y revolucionado en su interior, del que aún no se conocen precios.


La quinta generación del Clio tiene una línea continuista en el exterior, aunque ahora el frontal se asemeja al del Mégane por sus ópticas en forma de C, mientras que en el interior no queda nada, prácticamente, del anterior Clio.

El modelo francés sigue manteniendo su ADN original, de coche práctico y utilitario, con 4,05 metros de longitud, ahora con una gotas de diseño deportivo y actual de la mano de su diseñador, Laurens Van Der Acker.

Este nuevo Clio se basa en tres pilares del futuro de Renault -eléctrico, conectado y autónomo-, y es el primer vehículo del grupo que recibe la nueva plataforma CMF-B, lo que le permitirá incluir en el 2020 una motorización híbrida, con un motor de gasolina de 1,6 litros acompañado de dos motores eléctricos y una batería de 1,2 kWh. Pero, de momento, en su lanzamiento contará con motores de gasolina SCe de 75 caballos, TCe de 100 caballos, ambos de tres cilindros, así como un TCe de cuatro cilindros y 130 caballos. La oferta diésel incluye los dos Blue dCi de 85 y 115 caballos.

Decíamos que los cambios radicales llegaban al interior del coche y la verdad es que sentándose en el nuevo Clio nada nos recuerda a la generación actual. Se ha recurrido a un nuevo estilo de diseño, que además consigue mayor amplitud y sobre todo más calidad percibida. Para empezar contamos con un nuevo tablero digital, configurable, abandonando los relojes analógicos tradicionales. Otra pantalla multimedia central de hasta 9,3 pulgadas en forma de tableta va colocada en la parte central superior del salpicadero y en ella se disfruta del sistema Easy Link con navegación, radio, música, o teléfono, incluidos, además del Multisense que permite configurar a gusto del conductor la cartografía del motor, la dirección, el ambiente luminoso y la información de su tablero digital.

Otra de las mejoras del nuevo Clio está en su equipamiento Easy Drive, con tecnologías de modelos superiores, ahora aplicadas este coche. Empezando por el Higway & Traffic Jam Companion, que es la combinación de un regulador de velocidad adaptativo, un Stop & Go y asistencia al centrado del carril, que permite que en los Clio automáticos podamos desentendernos de la conducción en atascos, ya que el coche arranca y para solo y se mantiene en su carril entre 0 y 160 km/h. Este mismo sistema permite un control de crucero adaptado al tráfico que nos rodea, manteniendo las distancias. Hay otras comodidades como el regulador o limitador de velocidad, el conmutador automático de luces de carretera, la frenada activa de emergencia con detección de peatones y ciclistas, reconocimiento de señales o cámara de 360 grados con radares, para aparcar con manos libres.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La evolución del nuevo Renault Clio