Ducati y el éxito de Scrambler

La marca de Borgo Panigale, que el año pasado vendió en todo el mundo 53.000 motocicletas, con una facturación de 699 millones de euros, debe gran parte de su éxito al modelo Scrambler, una moto popular que es la puerta de acceso a la gama y que sirve para conquistar a nuevos clientes.


En España también hubo un importante crecimiento de Ducati en ventas en el 2018, al matricular 2.444 motos lo que supone un 8 % más que el año anterior.

En el 2014 Ducati decidió lanzar una nueva marca, Scrambler, con una filosofía diferente al resto de sus productos. Trataba de poner al día el carácter de las scrambler sesenteras. Iba más allá de un modelo, para representar un verdadero estilo de vida con espíritu libre, ambicioso e inconformista, abierto a otras culturas y estilos. Incluso la Ducati Scrambler ha creado un mundo Land of Joy donde los aficionados pueden compartir sus experiencias e ideales. Un mundo en el cual sus protagonistas son las gentes y sus pasiones: música, cine, arte, fotografía, comida urbana. Un nuevo enfoque que lleva la experiencia del motociclismo al siguiente nivel.

Desde que se dio a conocer, la Ducati Scrambler ha establecido una nueva visión del motociclismo. En el 2015 se convirtió en la décima moto con más de 500 cc. más vendida del mundo, una novedad absoluta para el fabricante boloñés de motocicletas. Cuatro años después del lanzamiento de la marca se han vendido más de 55.000 motos Scrambler en todo el mundo.

La majestuosidad de la marca es también evidente por las cuatro tiendas monomarca Scrambler Camp en Padua, Borgo Panigale, Barcelona y Nueva York, y los dos restaurantes Scrambler Food factory abiertos en Bolonia. La revolución Scrambler no para de crecer.

Multistrada, la viajera incansable

En este modelo, con versiones 1260 y 950, encontramos la versión para grandes viajes todoterreno de la marca de Borgo Panigale, una moto enorme, poderosa, imponente, capaz de cautivar a los moteros avezados.

El modelo pequeño 950 lleva el multiusado motor bicilíndrico Testastretta de 937 cc. con 113 caballos de potencia, que va unido a un embrague con baño de aceite con autoservo y antirrebote. En la parte ciclo, junto a su bastidor multitubular en tubos de acero, dispone de un basculante de aluminio de doble brazo, llanta delantera de 19 pulgadas y una horquilla con un recorrido de 170 mm. Es muy completo también el equipamiento electrónico con ABS, control de tracción y sistema de arranque en pendientes que evita que la moto se cale.

A nivel estético, además de un gran depósito de 20 litros, la moto hereda las alas laterales de la versión grande. Hay una 950 S con suspensión electrónica, además de un cambio que permite no usar el embrague (Quick Shift).

La versión grande 1260 tiene también opción S, así como Pikes Peak y Enduro. En este caso la cilindrada de su motor cubica 1.262 cc. con 158 caballos de potencia. El depósito de 30 litros le proporciona autonomía para 450 kilómetros y sus cómodas suspensiones electrónicas semiactivas Sachs permiten viajar con comodidad a dos pasajeros.

Una sofisticada interface con pantalla a color TFT de 5 pulgadas sirve para controlar desde los conmutadores de las piñas en el manillar todos los ajustes y funciones de la moto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ducati y el éxito de Scrambler