Vuelve una leyenda

Es el coche más vendido en la historia del automóvil. Desde 1966 se han producido más de 44 millones de unidades del Toyota Corolla, que ahora, tras el paréntesis del Auris, recupera su nombre. La nueva versión tiene un motor híbrido y es muy rápido y confortable.


El Toyota Corolla es un cinco puertas compacto de 4,37 metros de longitud. En el frontal la parrilla se extiende hasta el borde del spoiler y los faros, muy rasgados, se ensanchan en la parte exterior dándole un aspecto muy agresivo. La línea de las ventanillas se eleva al principio y al final y la luneta trasera inclinada aporta deportividad al diseño.

El salpicadero, de líneas muy limpias, está presidido por una pantalla multifunción de 8 pulgadas. El cuadro de instrumentos cuenta con otro panel digital que puede adoptar dos configuraciones. Los acabados son buenos, con diversas zonas acolchadas, embellecedores con un dibujo grabado y una consola central estrecha que permite ganar espacio para los pasajeros de delante. Los asientos son cómodos, tirando a blandos, y sujetan de forma correcta. Mención especial merece la visibilidad, excelente por todos los retrovisores, tanto interior como exteriores.

No es un coche muy amplio en las plazas de atrás y tampoco en el maletero, que en la versión probada (180H e-CVT) se queda en 313 litros, ya que la batería de 12 voltios va alojada bajo el piso. Con esta mecánica, la más potente de la gama -un cuatro cilindros en línea que rinde 180 caballos cuando combina el motor de gasolina con el eléctrico- hace el 0 a 100 en 7,9 segundos, una cifra muy buena. Toyota ha conseguido además que el motor no se revolucione tanto cuando pisamos a fondo el pedal del acelerador, una característica habitual en sus híbridos. Personalmente me ha encantado el tacto de conducción del coche, va muy fino y está bien insonorizado, así que parece que rodamos sobre algodones.

El peso apenas supera los 1.400 kilos en orden de marcha y está muy bien repartido. Esto ayuda a que tenga un comportamiento muy estable, con un paso por curva que puede ser realmente rápido y seguro. Podemos elegir tres modos de conducción, Sport, Normal y Eco, pero no hay muchas diferencias entre ellos.

Toyota asegura que el vehículo funciona con emisiones cero durante el 80 % del tiempo y el 70 % de la distancia en recorridos urbanos, y durante el 70 % del tiempo en el conjunto de los desplazamientos. Esto hay que ponerlo en contexto: como todos los híbridos, podemos circular en modo exclusivamente eléctrico al iniciar la marcha y durante dos o tres kilómetros, pero se desactiva en cuanto se superan los 60 kilómetros por hora o le exigimos más potencia al motor, por ejemplo al subir una cuesta. En condiciones ideales, es decir, en ciudad, sin desniveles y sin pasar de 50 por hora sí es posible conseguirlo; en carretera de ninguna manera. La batería tiene una capacidad limitada y en cuanto baja a tres de las ocho rayas que marca el gráfico activa el motor de combustión.

A pesar de la elevada potencia y de tratarse de un coche de gasolina, el consumo es bajo y se puede bajar de los 5 litros a los 100. La batería en esta versión es de níquel-hidruro metálico, un tipo de baterías que se usaron en los primeros años de la era híbrida y que luego se abandonaron en favor de las de iones de litio, más ligeras y compactas. Sin embargo, su coste de fabricación es mucho menor, aproximadamente la mitad, y la evolución de la tecnología ha permitido reducir sus dimensiones. La otra motorización del Corolla, el 125H, lleva batería de ión-litio. 

EQUIPAMIENTO

Nuestra unidad de prueba, cedida por el concesionario Breogán Motor, llevaba el acabado Feel! Incluye llantas de aleación de 18 pulgadas, faros delanteros bi-LED, arranque sin llave, cámara de visión trasera y cargador de móvil inalámbrico. El sistema de navegación y la pintura exterior bitono son opcionales. El equipamiento de seguridad de Toyota incorpora control de crucero adaptativo, avisador de cambio involuntario de carril con corrección de la dirección, cambio automático de luces cortas/largas, sistema pre-colisión capaz de activar automáticamente los frenos y reconocimiento de señales de tráfico.

El Toyota Corolla está a la venta a partir de 20.850 euros en su versión de 122 caballos. Es tres segundos más lento en el 0 a 100 que el que nosotros hemos probado, pero a cambio ofrece casi 50 litros más de maletero. Si necesitamos más espacio, este modelo está también disponible en versiones Sedan y Touring Sports, con 470 y 600 litros de capacidad respectivamente. El Corolla está de vuelta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Vuelve una leyenda