TRANSOCEÁNICO

Este elegante cupé llega para convertirse en un referente entre los automóviles deportivos más grandes y lujosos. Además, con él se recupera una denominación con mucha historia en BMW. Lo hemos probado y así se comporta el nuevo BMW M850i.


A finales de los años 80, BMW marcó un antes y un después entre los grandes coches de carrocería cupé con el BMW Serie 8. Se trataba de un modelo muy innovador para su tiempo, con una línea de diseño que rompía moldes gracias a su afilada silueta y a los característicos faros delanteros escamoteables.

Ahora BMW resucita la Serie 8 en forma de un moderno cupé que acaba de llegar al mercado español. Hemos tenido ocasión de probarlo en su versión más prestacional, la M850i xDrive de 530 caballos.

La carta de presentación de este modelo es de lo más apetecible. Su elegante carrocería de 4,84 metros es un ejercicio de diseño en el que se condensa lo mejor que sabe hacer la marca alemana en este sentido.

Su morro prominente da cabida bajo el capó a un motor V8 Twin Turbo de 4.4 litros que es un prodigio en cuanto a rendimiento. Más de medio millar de caballos y, sobre todo, los 750 Nm de par que entrega desde muy abajo, hacen que acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 3,7 segundos sea un ejercicio sencillo, en el que lo único que hay que hacer es ser más o menos impetuoso con el acelerador.

Siempre hay respuesta y toda esa potencia se traslada al asfalto a través de las cuatro ruedas, ya que cuenta con el sistema de tracción integral xDrive, que reparte la fuerza entre el eje delantero y el trasero, dotándole de un comportamiento que emociona.

Es un coche camaleónico en el que puedes viajar cómoda y placenteramente, disfrutando de un insuperable confort de marcha durante miles de kilómetros gracias a unas suspensiones que son capaces de filtrar cualquier irregularidad del terreno. También ayuda la insonorización del habitáculo que te traslada a ese momento de silencio que vives en la primera clase de un avión transoceánico.

Pero al mismo tiempo, tiene la habilidad de hacerte disfrutar de una bonita carretera de curvas cuando activas el modo Sport, momento en el que te das cuenta de que ese elegante y confortable cupé se ha transformado en un deportivo capaz de emocionar a quien lo conduce, mientras deleita a los ocupantes con una fantástica melodía de su portentoso motor V8.

La clave está en cómo lo han construido, usando materiales ligeros para hacer que, a pesar de su enorme carrocería, se perciba un modelo con un comportamiento más ágil de lo esperado. También ayudan las ruedas posteriores directrices, capaces de girar ligeramente en el sentido opuesto a las delanteras, para hacerlo más dinámico y fácil de conducir.

Es un digno sucesor para el antiguo BMW Serie 8 Coupé que cuenta con suficientes argumentos para convencer a los clientes más exigentes, ya que su precio de 140.400 euros -sin opciones- lo sitúa en el escalón más exclusivo de los modelos actuales de la gama BMW.

Puede equipar luces láser, capaces de iluminar con nitidez hasta 600 metros por delante del coche

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

TRANSOCEÁNICO