Así se hace el test de drogas en carretera

Tráfico pretende incrementar el número de pruebas de drogas en carretera. El año pasado 6.500 conductores dieron positivo en sustancias tóxicas en Galicia en unos controles que son mucho más selectivos que los de alcohol. Así son los test de drogas que hace la Guardia Civil.


Que más de 6.500 conductores hayan dado positivo en consumo de drogas en el último año en las carreteras de Galicia parece razón más que suficiente para que la Dirección General de Tráfico ponga todo el empeño en identificar a ese tipo de infractores para apartarlos de la carretera. La cifra de automovilistas que dan positivo en drogas ha ido en aumento, y eso que no se hacen tantos controles como en el caso del alcohol. Los positivos por drogas son descubiertos en dispositivos policiales mucho más selectivos. Hasta ahora, y como norma general, el test de droga se hace en los casos en que los conductores han dado negativo en la prueba de alcohol pero muestran signos evidentes de haber consumido alguna sustancia tóxica. Y también se realizan en casos de accidentes o infracciones graves. De todas formas, la DGT pretende ampliar el número de pruebas preventivas ante el aumento detectado en el consumo de drogas entre los conductores, en especial durante los fines de semana.

Los test de drogas que la Guardia Civil de Tráfico realiza en la carretera son indiciarios. Eso quiere decir que si el conductor da positivo, el resultado hay que contrastarlo con un análisis realizado en un laboratorio especializado. Así se hacen las pruebas de drogas en carretera.

TEST DE APROXIMACIÓN

El conductor requerido por un agente para hacer una prueba de drogas o de alcohol tiene la obligación de realizarla. Negarse es un delito que está castigado con entre seis meses y un año de cárcel y con la suspensión del carné entre uno y cuatro años. En esa prueba se recoge una muestra de saliva con una especie de chupete, que se introduce en un dispositivo que detecta la posible presencia de cinco tipos de drogas: cocaína, heroína, cannabis, anfetaminas y metanfetaminas.

SI DA POSITIVO

En el caso de que el test indiciario sea positivo, el agente recogerá una segunda muestra de saliva, que será enviada al laboratorio, donde se hará el análisis de contraste. En todo caso, desde ese momento, el conductor no podrá coger el coche y será denunciado por una infracción grave, y propuesto para una multa de 1.000 euros y la retirada de 6 euros del carné. La sanción quedará pendiente del resultado del laboratorio, que tarda entre una semana y diez días. Si es positivo, el expediente sigue adelante y Tráfico le notifica la sanción al infractor. Si el positivo en drogas no se confirma, el expediente se cierra sin sanción.

LA VÍA PENAL

En los casos de positivos por drogas, los agentes valoran, de acuerdo con un protocolo establecido para el que han sido formados, los signos externos del conductor: si está nervioso, si reacciona a las preguntas, si mantiene la conversación... Si el agente detecta que puede estar bajo la influencia de drogas, la infracción será considerada delito y el conductor tendrá que comparecer ante un juez. Puede ser condenado a entre 3 y 6 meses de prisión, o a una multa, o a la realización de trabajos sociales, y a la retirada del carné entre 1 y 4 años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Así se hace el test de drogas en carretera