Llega, por fin, el eléctrico de la estrella

Mercedes no quiere quedarse atrás en la carrera por la electrificación, donde ya están Porsche, Audi o BMW, y por eso la marca alemana anuncia la llegada de este EQC, con formato SUV grande, para el próximo año, con un motor equivalente a 408 caballos y una autonomía de hasta 450 kilómetros.


Mercedes ha sido la última marca premium en mostrar su carta eléctrica, donde parece que tendrá que competir en las próximas décadas.

Esta misma semana se ha conocido la propuesta de la marca en forma de un SUV de 4,76 metros de longitud, con dos motores eléctricos que mueven cada uno un eje, capaces de entregar una potencia de 300 kw que equivaldrían a 408 caballos. El peso de las baterías de ion litio es de 650 kilos pero garantizan al EQC una autonomía de 450 kilómetros, además de ir colocadas en el suelo del coche para mejorar su estabilidad. Las prestaciones de este vehículo serían de 180 kilómetros por hora de velocidad máxima, pero con una aceleración de 0 a 100 km/h en solo 5,1 segundos.

La batalla entre los eléctricos se está dando ahora mismo en los tiempos de recarga y en este sentido Mercedes trabaja con un sistema que podría recargar en 40 minutos hasta un 80 %. La marca dispondrá de un wallbox (cargador de pared específico) tres veces más rápido que el enchufe convencional doméstico.

El consumo de corriente del EQC se estima en 22,2 kwh/100 km.

REVOLUCIÓN ESTÉTICA

Como podemos apreciar en las fotos, la estética del EQC rompe con todo lo que conocíamos hasta ahora en Mercedes y marcará la línea de todos sus coches eléctricos. La parrilla, a pesar de que no tendrá que refrigerar un radiador, tiene una gran presencia, mientras los grupos ópticos van unidos por la parte inferior de esta con una banda negra Black Panel y un perfil cromado. La línea trasera sugiere formas de un cupé.

El interior se inspira en el mundo de la electrónica de consumo, aunque mantiene las soluciones incorporadas a las últimas berlinas convencionales con dos grandes pantallas digitales de 10,25 pulgadas, una tras el volante para la instrumentación y otra que continúa hasta la parte central del salpicadero con los datos de entretenimiento, navegación y confort.

Aunque la velocidad máxima de 180 km/h está limitada electrónicamente, el coche no renuncia al dinamismo gracias a su tracción total y a programas de conducción seleccionables, entre ellos uno Sport, donde se puede manejar el cambio mediante las levas del volante.

La producción del EQC dará comienzo a principios del 2019 en la planta alemana de Bremen, aunque para el mercado chino se utilizará otra factoría en Pekín.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Llega, por fin, el eléctrico de la estrella