Un salto en batería y en diseño

El Nissan Leaf es uno de los pioneros de la movilidad eléctrica, está en el mercado desde hace ocho años y la nueva versión Tiene una batería de 40 kw/h con la que se consigue una autonomía de 350 kilómetros según el ciclo de homologación NEDC. En condiciones reales puede superar los 220 kilómetros.

.

El nuevo Nissan Leaf ha pegado un salto espectacular a nivel de diseño. Ahora es un coche más moderno y atractivo, en el que destaca sobre todo la elevación de la carrocería a la altura del pilar posterior y el efecto de techo flotante. El frontal sigue la línea de los últimos modelos de Nissan, con una parrilla enmarcada en una U cromada, y, encima, el compartimento para acceder a las tomas de carga de la batería. Los materiales de esta versión son correctos, combinando similpiel, tela y plásticos duros. Los asientos son algo blandos, pero recogen bien el cuerpo.

El Nissan Leaf da una potencia de 150 caballos lo cual, unido a la entrega directa de la misma que hacen los vehículos eléctricos, consigue un 0 a 100 fulgurante por debajo de los 8 segundos. De todas formas, no conviene abusar del pedal del acelerador porque eso va a tener una consecuencia directa en la autonomía.

El primer Leaf tenía una batería de 24 kilovatios y la del actual es de 40. Va situada en el suelo, entre los asientos delanteros y traseros, lo que favorece el centro de gravedad y la estabilidad del coche. Cuando realizamos una recarga completa, la pantalla nos muestra una autonomía aproximada de 260 kilómetros, pero en realidad es algo menor, dependiendo del perfil de la ruta y del tipo de conducción que hagamos.

Nosotros hemos ido de Vigo a Coruña por autopista, con velocidades entre 100 y 120 km/h, y tras recorrer 170 kilómetros nos quedaban todavía unos 60 kilómetros de autonomía. En la pantalla multifunción podemos ver cuántos kilómetros se pierden si conectamos el climatizador y el consumo de otros elementos eléctricos, que es mínimo.

Hay varios modos de conducción que permiten distintos niveles de recuperación de energía. El modo D es el normal, y el B consigue una mayor recarga en las frenadas y cuando dejamos al coche deslizarse por inercia en una pendiente. Además, un botón activa el e-pedal, con el que se puede circular utilizando solo el acelerador: cuando lo pisamos, el coche avanza, y cuando hacemos menos presión aminora la marcha, hasta detenerse por completo si levantamos totalmente el pie. Adicionalmente, el modo Eco limita la velocidad máxima del Leaf, que en cualquier caso no supera los 144 kilómetros por hora.

El tiempo de recarga varía entre alrededor de 20 horas en un enchufe doméstico de 230 voltios, 8 horas en un Wallbox que podemos poner junto a nuestra plaza de garaje o poco más de una hora en los puntos de carga rápida como los que hay, por ejemplo, en los concesionarios de Nissan (gratuitos para los clientes). En estos últimos puede recuperar un 80% de energía entre 40 y 60 minutos.

En la pantalla multifunción y también a través de una app móvil podemos ver el estado de la carga, programarla para aprovechar las horas de tarifa eléctrica reducida, configurar la temperatura interior deseada para cuando vayamos a coger el coche y ver dónde están las estaciones de recarga más cercanas.

Un detalle importante es la garantía de la batería: Nissan la sustituye si la capacidad desciende más de 25 % antes de ocho años o 160.000 kilómetros.

Nissan cede un coche de combustión hasta 15 días al año por si el dueño del Leaf necesita hacer un viaje largo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Un salto en batería y en diseño