Las rectas de Reims

En un tramo recto de vía pública francesa que une la ciudad de Reims con una pequeña población de la Champagne, nada hace sospechar que durante más de 40 años corrieron por ese asfalto los bólidos más rápidos del mundo. los antiguos boxes y las gradas delatan la línea de meta de uno de los circuitos más rápidos y peligrosos de la F1.

.

Fue creado en 1926 uniendo varias carreteras formando un triángulo al oeste de la ciudad de Reims, a 130 kilómetros al este de París. Durante sus 46 años de vida acogió grandes carreras de coches. Pilotos como Nuvolari o Caracciola en su primera época, pasando por Ascari, Hawthorn o Fangio en los 50, e incluso Jim Clark, McLaren o John Brabham más tarde, probaron sus largas rectas llanas.

CIRCUITO MUY RÁPIDO

Los 8 kilómetros de trazado con dos rectas que superaban los 2 kilómetros cada una, además de una sección oscilante, lo convertían en un circuito muy rápido, acorde con el objetivo de aquellos primeros Grand Prix europeos, precursores de la actual Fórmula 1: conseguir que las máquinas alcanzasen las más altas velocidades. Una época en la que la velocidad pura era lo importante y la seguridad estaba en un segundo plano. El trazado resultaba un examen directo al motor donde el piloto podía incluso relajarse; el propio Fangio declararía años más tarde que meditó su retirada de los circuitos en las largas rectas de Reims, «donde había mucho tiempo para pensar».

DECLIVE

A finales de los 60 se quedó obsoleto, y unido a diferentes problemas económicos pasó a albergar pruebas de menor envergadura hasta su cierre en 1972. Se ordenó su destrucción pero un cambio de alcalde detuvo la demolición ya comenzada. En la década de los años 80 la vegetación cubría parte de sus instalaciones de meta. En el 2002, un proyecto de construcción de un área residencial pretendía acelerar su estado de abandono. Afortunadamente la fundación Amigos del circuito de Reims-Gueux evitó cualquier intento de demolición futura. En el 2005 existió un proyecto de creación de un nuevo museo. Hoy en día, la fundación, gracias a la suscripción popular, van recobrando en cada pared el antiguo explendor de las marcas de la época. Una seña de identidad del propio pit lane. Cada año se organizan varias concentraciones de históricos que reavivan el recuerdo de este singular circuito.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las rectas de Reims