¿Carretera o campo?

BMW ofrece una amplia oferta dentro de su gama, que ahora es capaz de contentar a cualquier tipo de cliente, pero las GS ya forman parte de la leyenda de la marca como motos polifacéticas y más todavía con las recién llegadas F 750 GS y F 850 GS.


Enclavadas en la gama media de la marca alemana y con el segundo apellido de GS, que denota su condición de motos polivalentes, encontramos dos novedades como son la F 750 GS y la F 850 GS. Destacando ambas por su uso mixto, que permite salir con ellas del asfalto, aunque indudablemente es la grande 850 GS la que muestra su vocación aventurera con aptitudes off road.

Ambas F poseen un común motor bicilíndrico transversal y refrigerado por agua aunque con diferentes potencias, 77 caballos para la 750 y 95 para la 850 gracias a diferencias en la centralita electrónica. En ambos casos se ha trabajado para reducir consumos y emisiones. La caja de cambios es de seis velocidades y permite incorporar opcionalmente el cambio Pro para subir o bajar las marchas sin tocar el embrague. Democratizando el equipamiento electrónico que ya poseen las GS grandes, ahora BMW incorpora a estas F 750 y F 850 GS los modos de conducción que tan bien vendrán al público gallego, que podrá adecuar las mismas a las posiciones Rain, Road, Dynamic, Enduro y (solo en la caso del modelo grande) el Enduro Pro. Además ofrecen elementos de seguridad activa como el control dinámico de la tracción, el ABS Pro y hasta un ajuste electrónico de la suspensión, como opciones a la hora de la compra.

SUSPENSIONES

En la parte ciclo de la moto, con la incorporación de un nuevo chasis monocasco de acero, dispone también de nuevas suspensiones, confiadas en la parte delantera a una horquilla telescópica convencional de 150 mm. de recorrido para la F 750 GS, mientras que su hermana mayor cuenta con barras invertidas con dos milímetros más de diámetro y recorrido de 151 mm.

Detrás se recurre a un basculante doble con monoamortiguador de 177 mm. de recorrido en la 750 GS y de 219 mm. en el caso de su hermana mayor.

Al tener diferente enfoque, uno más orientado al asfalto y otro al off road, las ruedas de ambos modelos difieren. La 750 GS lleva llantas de aluminio 19 pulgadas delante y 17 detrás, mientras la 850 GS monta llantas de radios de 21 delante y 19 detrás.

Entre las novedades de esta gama encontramos la posibilidad de un cuadro digital con pantalla TFT de 6,5 pulgadas que permite incluso conectar el smartphone para visualizar el mismo en el cuadro, además de gestionar la música que llevemos en él y hasta la navegación desde su GPS.

El precio de la F 750 GS es de 9.560 euros, mientras que la F 850 G sube a los 11.900 euros, compitiendo con Triumph Tiger o Suzuki 650 V Strom.

C 400 X: el escúter conectado

La marca alemana está dispuesta a hacerse un hueco en el mercado del escúter urbano y ha escogido una cilindrada y potencia estratégicas, 350 cc. y 34 CV, a caballo entre los pequeños escúteres de 125 y los grandes GT, donde ya posee dos versiones de su bicilíndrico C 650.

El C 400 X tendrá un motor con inyección electrónica de reducido consumo, sobre 3,5 litros a los 100 kilómetros, pero con suficientes prestaciones para moverse con agilidad por las circunvalaciones e incluso por autopistas, con 139 km/h de velocidad máxima, gracias a una transmisión variable continua.

Pero con todo no serán las prestaciones su tarjeta de visita, sino la seguridad y la conectividad de la que gozará este vehículo. Con una estética muy radical, ofrece un faro asimétrico dotado de luces Full LED y luces diurnas en forma de Y invertida. El C400 X pesará 204 kilos y la altura de su asiento será de 77 centímetros, apto para todos los conductores.

Al disponer de ABS y control automático de tracción de serie será más seguro, mientras que bajo el asiento un sistema flexible permitirá dejar hasta dos cascos.

Con todo, el apartado en el que destacará será en el de conectividad. Con una pantalla digital de 6,5 pulgadas se facilita la conexión del teléfono a la misma y funciones para realizar desde los mandos de la moto llamadas telefónicas o escuchar la música que llevamos almacenada. La conexión entre el casco y la moto será Bluetooth, sin cables. Además, con el uso de Connected Ride, una aplicación de BMW, se podrá visualizar el GPS del móvil en la pantalla mientras conducimos.

Además tendrá disponible una completa gama de accesorios como top case, asiento más bajo, parabrisas más alto, faros auxiliares LED o manta.

F 800 Akrapovic: el ruido y las nueces

Entre los amantes de las naked deportivas, como la BMW F 800 R, se lleva mucho el empleo de escapes no originales que potencien la deportividad. La marca alemana, consciente de esta moda, se adelanta ofreciendo a sus clientes una versión especial dotada de un escape de la prestigiosa firma Akrapovic.

Por supuesto el escape es la pieza diferencial de esta versión, pero además goza de otras particularidades como la luz trasera y los intermitentes LED, el spoiler para el motor y el cubre colín. Las llantas son de diseño pintadas en color negro con una línea roja a lo largo del perfil.

El escape está realizado en titanio, que además de aportar su sonido suplementario añade 1,5 caballos a su motor, además de aligerar el peso en 2,1 kilos respecto al modelo de serie.

La F 800 R Akrapovic viene acabada con los clásicos colores BMW Motorsport: blanco Luminoso, azul Lupino metalizado y rojo Racing.

Este modelo tiene de serie un motor bicilíndrico de 90 caballos para un peso de tan solo 203 kilos. Su aspecto muy dinámico pero funcional le permite ser una moto que se adapte a su uso por ciudad, pero donde disfruta más es en las carreteras reviradas. Además tiene muchas opciones de personalización, como los asientos más bajos o los manillares elevados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
BMW
Comentarios

¿Carretera o campo?