Adventure para todo terreno

La gama Adventure de KTM es una prolífica colección de motocicletas con las que se puede combinar la carretera con el «off road», limitado eso sí, y donde elegiremos además entre tres diferentes potencias y cilindradas. LA 1090 y la 1290 son buen ejemplo de esta versatilidad.


La 1090 Adventure sustituyó desde hace meses a la antigua 1050, con un motor renovado para adaptarse a la nueva normativa Euro4 y al mismo tiempo tener un poco más de brillo gracias a sus 125 caballos de potencia. Aunque los que tengan carné A2 pueden pedir una versión limitada. Con esta potencia adicional se ha ganado en brillantez en cruceros y también más agilidad en carreteras de montaña.

La Adventure goza de unos componentes de primera línea, como frenos Brembo y suspensiones WP, y puede añadir a su equipamiento las maletas que le sientan tan bien.

Además destaca por la gestión de su electrónica, que permite configurar diferentes modos de respuesta del motor, así como el control de tracción. El modo de conducción off road puede pedirse opcionalmente.

A nivel de uso diario es una moto que satisface a cualquier público. Tiene un cuadro de instrumentos multifunción y adaptable y la iluminación de día es de luces LED. Además, la opción de asiento ajustable permite a pilotos de poca altura sentirse más cómodos. Su precio, que ronda los 12.000 euros, va en línea con su competencia.

Un escalón más arriba de la KTM 1090 Adventure está la 1290 Super Adventure S, que es la versión más deportiva de la gama y su buque insignia. Es una moto que puede presumir de tecnología avanzada como las suspensiones electrónicas semi activas, o el acelerador electrónico.

En lo concerniente al motor hablamos de una potencia de 160 caballos que la convierten en la más deportiva de la familia, combinada además con un cambio asistido que permite manejarlo sin accionar el embrague ni cortar el gas. Pero tampoco se olvida la 1290 Super Adventure S de la comodidad con detalles como el control de arranque en cuesta, que la frena en estas situaciones, lo que facilita las cosas con un peso de 215 kilos.

El precio alcanza los 17.500 euros, pero será la elegida por los que quieran una top en esta categoría.

Las Duke, para el asfalto

P ara aquellos que consideraban KTM como una marca off road, llegó la gama Duke y les convenció que en el asfalto también se saben comportar.

La gama Duke tiene tres escalas, 690, 790 y 1290, por lo que se puede decir que hay una para cada tipo de cliente.

La 790 Duke es una moto con una estética muy agresiva, con un faro delantero de mosca, partido por la mitad y con luces LED. También la forma del depósito contribuyen a su apariencia llamativa.

El motor de la 790 Duke es su pieza maestra, un bicilíndrico de 105 caballos que funciona muy bien ayudado por un embrague hidráulico y una caja de cambios de seis velocidades. Su peso de solo 169 kilos la hace muy ágil y manejable. Una moto que invita a conducciones dinámicas y divertidas y que al mismo tiempo se puede manejar con cierta facilidad en ciudad.

1290 SUPERDUKE GT

En lo más alto de la gama de asfalto se ubica la KTM 1290 Superduke GT, una moto para disfrutar en cualquier carretera por su polivalencia. Su motor bicilíndrico longitudinal en V alcanza los 173 caballos de potencia, que permiten aceleraciones fulgurantes con el quick shifter, que permite subir marchas sin piedad y sin utilizar el embrague.

Las suspensiones semi activas y los modos de conducción, entre el que se cuenta el Rain (lluvia) facilitan el manejo de una moto que pesa 205 kilos pero que enamora a primera vista. El precio de venta al público de esta moto es de 18.590 euros.

Con la gama Duke y Superduke, KTM se asienta en el asfalto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
KTM
Comentarios

Adventure para todo terreno