Los clásicos salen de paseo

El patrimonio de coches clásicos se conserva gracias a muchos aficionados que deciden emplear su tiempo y dinero en restaurar coches antiguos y conservarlos celosamente. Muchos de ellos, además, no renuncian a darles una nueva vida deportiva en los florecientes ralis de regularidad para clásicos de los años sesenta o setenta.

.

Galicia es una de las comunidades españolas donde se profesa más culto al coche clásico. Existen desde importantes colecciones particulares, algunas de las mejores del país, hasta numerosos aficionados que cuentan con una o varias unidades cuidadosamente restauradas.

El uso que se le da a estos coches clásicos es también muy variado. En unos casos son mero objeto decorativo en garajes o naves industriales, sin mayor uso que el disfrute visual de su propietario. Pero la mayoría de ellos tienen una intensa vida social. Desde salidas domingueras a excursiones en grupo, viajes en algunos casos, concentraciones y ralis de regularidad.

A los que les sorprenda esta última utilización hay que decirles que en Galicia se disputan alrededor de treinta ralis de regularidad de clásicos al año y en muchos casos cuentan con listas de inscritos que alcanzan los cincuenta u ochenta coches. Uno de los últimos ha sido el XII Rallye Ciudad de Vigo, organizado por la Escudería Vigo Clásicos, una de las más prolíficas en tierras gallegas y con más de un centenar de socios. Como dice su presidente, Vicente González, «lo mejor que puedes hacer si tienes un clásico es sacarlo a pasear y si es en un rali de regularidad todavía te diviertes más».

Y lo cierto es que tuvimos la ocasión de comprobarlo en el puesto de copiloto de un veterano Sumbean Alpine MK II fabricado en 1962. Los ralis de regularidad constan de un recorrido de enlace sobre el que se van colocando tramos cronometrados de regularidad, perfectamente marcados en un road book (libro de ruta). En esos tramos de regularidad hay unas tablas que marcan la hora de paso de cada coche de cien en cien metros. Cada segundo de adelanto o de retraso supone un punto de penalización. Los coches van dotados de aparatos GPS que marcan su posición en cada instante y la organización decide en qué puntos de los tramos toma los tiempos a todos los coches. Piloto y copiloto, ayudados por un contador analógico en muchos casos (retrotrip) y unos cronómetros, deberán ir ajustando el paso del coche por cada metro de recorrido para no penalizar. Las medias son muy bajas, adecuadas a la antigüedad de los coches y a carreteras abiertas al tráfico con paso por las poblaciones. Pero en los lugares despejados las cosas se pueden complicar. A veces el libro de ruta tiene trampas en las que es fácil equivocarse y, al final, los más hábiles se dejan apenas un puñado de segundos tras todo el día.Las jornadas tienen también su parte social, con cena y entrega de trofeos. Los clásicos están muy vivos en Galicia y lucen por sus carreteras.

COCHES DE ALTO VALOR ECONÓMICO

Algunos coches son de reputadas marcas, como Jaguar o Bugatti y alcanzan cotizaciones muy altas.

LA LEYENDA DE LAS MILLE MIGLIA

Algunos coches que se pasean por las carreteras gallegas nos recuerdan a los de las míticas Mille Miglia italianas.

ELEGANCIA Y DEPORTIVIDAD MEZCLADAS

Cada coche clásico tiene personalidad diferente, pero en los ralis se mezclan elegantes roadster junto a los deportivos de toda la vida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los clásicos salen de paseo