Cambio radical para el gran SUV

Volkswagen se postula para competir en el segmento de los SUV de lujo con este nuevo Touareg, que en su tercera generación hereda plataformas de los otros grandes SUV del grupo alemán como el Audi Q7 y el Porsche Cayenne. De ellos será rival sobre todo en mercados como el chino, ávidos de este tipo de vehículos.

.

La tercera generación del Toureg ante todo crece hasta los 4,87 metros de largo (77 mm. más que la versión anterior), pero pesa 106 kilos menos a pesar de recibir una mayor carga tecnológica.

A nivel estético se reconoce enseguida por la parrilla típica de todos los Volkswagen modernos, con lamas horizontales de lado a lado sobre las que relucen las impresionantes ópticas que en las versiones más altas son faros de matriz LED como contamos en esta misma página. La línea del Touareg ha ganado muchos enteros partiendo de la plataforma modular longitudinal MLB. Se manifiesta en su amplio capó, que albergará motores en V, y en una elegante y deportiva caída del techo hacia atrás que le confiere mayor dinamismo a su aspecto.

Pero es en el interior donde se ha producido una auténtica revolución. La digitalización de todos los elementos se aprecia nada mas subirse al puesto de conducción, con un tablero digital (Premium Digital Copckit) configurable donde se pueden ajustar los parámetros que le pidamos a nivel informativo, complementados además por la proyección de parte de ellos en el parabrisas, mucho más seguro. Pero esta digitalización no acaba tras el volante, sino que se amplía hacia la consola central con una segunda pantalla integrada de 15 pulgadas, de manejo táctil, que es un verdadero espectáculo para la vista y que ha hecho que desaparezca casi totalmente la botonería exterior que antes se manejaba en este SUV de lujo.

Las motorizaciones que tiene previstas Volkswagen para el Touareg en su primera fase serán V6, con dos motores diésel de 231 y 286 caballos, así como un gasolina de 340 caballos. Estos motores se combinan con cajas de cambio automáticas Tiptronic de hasta ocho velocidades y en algunos casos con tracción 4Motion. Con estos mimbres y tres niveles de equipamiento (Pure, Premium y R Line) se conformará la gama, que parte de los 65.000 euros para la versión diésel de 231 caballos en acabado Pure.

Pensando en el mercado chino, el Touareg también incorporará motores V8 como el turbodiésel de 421 caballos, así como una versión híbrida enchufable que todavía no se sabe cuando llegará a Europa.

Pero el nuevo Volkswagen recibe también muchas mejoras a nivel dinámico. Opcionalmente podrá llevar suspensión neumática, pero además incorpora de serie la compensación activa del balanceo gracias a unas barras estabilizadoras de regulación neumática y también la dirección a las cuatro ruedas, que condicionan muy positivamente su comportamiento en carretera, que ahora es muy ágil. El nuevo Touareg ha dado un claro paso adelante.

ASIENTOS CORREDIZOS Y ABATIBLES

Los asientos traseros, además de abatir su respaldo, pueden desplazar su banqueta longitudinalmente hasta 16 centímetros, dejando más espacio para el maletero, donde caben 810 litros.

DOBLE PANTALLA DIGITAL

Además de la pantalla digital central de 15 pulgadas, con manejo táctil, el cuadro de instrumentos también es digital y configurable al gusto del conductor y proyecta datos en el parabrisas.

Luces de matriz LED para ver mejor y no deslumbrar

El fabricante alemán Hella ha colaborado con Volkswagen para desarrollar un sistema avanzado de faros, los iQ.Light matriz de LED. Proporcionan un control interactivo de las luces a base de 128 LED por cada faro que se pueden activar individualmente y que puede oscurecer zonas sensibles para otros conductores evitando así los deslumbramientos, pero potenciando el resto de las zonas de la carretera, como la periférica del interior de las curvas o en los cruces. Además el procesador de las luces utiliza, junto a las cámaras y el radar del coche, el GPS, sabiendo en todo momento con anticipación en qué tramo estamos, para iluminarlo de un modo u otro. Además discriminan y hacen más visibles a las personas y animales que puedan circular por arcenes o la propia carretera, advirtiéndonos de su presencia en la pantalla digital del tablero. Ni que decir tiene que este sofisticado sistema lumínico cambia automáticamente de largas a cortas al entrar en poblaciones, o cuando hay señales que reflejan la luz y pueden deslumbrar. También detectan la lluvia o la niebla para bajar el haz de luz.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Cambio radical para el gran SUV