Agustín Martín: «En Galicia vendimos un 60 % en híbrido»

Agustín Martín estuvo hace unos días en Galicia para inaugurar las instalaciones de Toyota en A Coruña, a cargo del grupo Breogán. Unas instalaciones modélicas en las que la marca demuestra que la apuesta por los coches híbridos no ha caído en saco roto en nuestra comunidad, donde crecen al mismo ritmo que en el resto de España.


Además de su cargo como presidente y CEO de Toyota en España, Agustín Martín ostenta también desde el pasado 1 de enero responsabilidades en Toyota Motor Europe al haber sido nombrado vicepresidente de Toyota Mobility & Connected Car. En su visita a las instalaciones del Grupo Breogán, en Perillo, nos brindó unos minutos para contarnos la situación de la marca en Galicia y en el contexto español.

¿Qué le parecen estas instalaciones que está inaugurando en A Coruña?

Estamos en una zona inmejorable, en la avenida del automóvil en A Coruña, con un concesionario con el que llevamos ya muchos años, más de veinticinco, con José Ramón Ferreiro al frente, que es una persona comprometida con nosotros, así que es un placer estar hoy en A Coruña inaugurando estas magníficas instalaciones.

¿Cómo está el mercado en Galicia para Toyota?

A día de hoy, en los cuatro primeros meses de este año Galicia se está comportando igual que el resto de España, creciendo a ritmo de un 11 o 12 %, que es fantástico, y en Toyota estamos a ritmo de mercado. Y aunque hay un histórico en el que el diésel tenía un peso importante, las últimas tendencias a nivel sobre todo más urbano que rural hacen que haya cada vez más clientes abiertos a nuevas tecnologías. Nosotros ya llevamos veinte años apostando por los híbridos y repasando los números de Galicia, por ejemplo, el año pasado ya vendimos aquí un 60 % de nuestros coches con esta tecnología.

¿Cómo van las ventas en España en los primeros meses del año?

Nosotros seguimos evolucionando en la buena dirección, un poquito por encima del crecimiento del mercado, y nos llena de orgullo que hayamos sido capaces de anticiparnos a las regulaciones de emisiones, lo que nos ha permitido estar en esta posición hoy de liderazgo en tecnologías alternativas y con una red comercial sana y fuerte a nivel financiero.

¿Se puede pensar en nuevos planes de ayuda a la compra?

Yo creo que, como dijo ANFAC, no debemos apostar por planes temporales, sino por cambios estructurales que afecten a los impuestos de matriculación y de circulación y que la imposición sea más al uso del automóvil que a la compra. Eso creo que sería lo lógico y lo que están haciendo los países más modernos. El 2017, por ejemplo, ha sido un año en el que las emisiones no solo no han descendido sino que han aumentado, y la responsabilidad que tenemos todos los fabricantes en conseguir en 2021 esos 95 gramos de media en emisiones de CO2 está ahí y eso no cambia, y algo estamos haciendo mal si damos pasos atrás. En Toyota avanzamos en la dirección adecuada y llegaremos a esa fecha cumpliendo los límites de 95 gramos, sin ninguna duda.

¿A nivel de clientes, la apuesta de Toyota por los híbridos no puede llevarle a perder ventas más proclives al diésel, por ejemplo?

Los datos que tenemos hasta este momento son que la apetencia por el diésel ya no es la que era, eso quiere decir que cada vez hay más gente que está abierta a alternativas y en Toyota hemos hecho una oferta completa de modelos que cubren todos los segmentos del mercado desde el segmento B al D, lo que, unido a las regulaciones a nivel de grandes urbes que recuerdan que hay que cumplir con unos límites en emisiones, hacen que cada vez haya más público preocupado por la movilidad y sostenibilidad. Y ese es uno de los puntos más fuertes que tiene Toyota.

El modelo C-HR, un SUV de línea deportiva y motor híbrido, se ha convertido en un éxito.

Absolutamente, el SUV es un segmento en constante crecimiento y quisimos crear un producto nuevo y los resultados han sido increíbles, el año pasado conseguimos vender dos mil coches más de los que teníamos previstos y este año queremos llegar a los 12.000 vehículos. Evidentemente la apuesta por el diseño ha dado resultado y la gente se vuelve por la calle cuando ve pasar un C-HR. Estamos muy contentos con él.

¿La tecnología de pila de hidrógeno es viable a medio plazo en España?

Yo creo que sí. Si hoy todavía no hemos introducido el modelo Mirai en España es porque falta la infraestructura que lo permita, pero en otros países europeos ya lo estamos vendiendo a grandes flotas. Espero que en España podamos hacerlo pronto porque es una gran alternativa a la movilidad de cero emisiones

Con sus responsabilidades a nivel europeo sobre movilidad y conectividad en Toyota, ¿puede decirnos hacia dónde vamos en estos aspectos?

El coche conectado es el punto de partida hacia ese nuevo horizonte. Los coches ya son capaces de emitir y recibir información y eso abre posibilidades. Con el coche conectado se pueden ofrecer servicios como compartir el coche y también trabajar en el coche autónomo. Es un reto precioso, que ilusiona.

¿Entrará también Toyota en el negocio del «carsharing»?

Si, a nivel mundial ya estamos en diferentes partes del mundo y en Europa tenemos que definir en qué sitios aplicaremos estas posibilidades y servicios, y en poco tiempo concretaremos las acciones. Acabamos de crear una compañía que se llama Toyota Connected Europe en la que se trabaja en experiencias de movilidad.

En esa movilidad del futuro parece que la propiedad del vehículo ya no va a tener tanto peso, ¿verdad?

Yo creo que pasará como en las tecnologías. No hay cero y cien, no todo será compra o alquiler. El reto para una marca como Toyota es dar soluciones a todo este abanico de necesidades. Al cliente que quiera comprar, que pueda comprar, y al que prefiera alquilar, que alquile o comparta, y ese es el reto que tenemos, dar respuestas a todas esas necesidades.

[No podíamos acabar la entrevista con Agustín Martín, sin dejar de tocar el tema deportivo, de actualidad estos días por la participación del piloto asturiano Fernando Alonso a bordo de un Toyota en el Mundial de resistencia].

¿Qué pasaría si Fernando Alonso ganase las 24 Horas de Le Mans con un Toyota?

Pues lo celebraríamos encantados, doblemente: uno, por la victoria del equipo, que si llega sería muy merecida por el enorme esfuerzo que hay detrás a lo largo de estos años, y en el caso de Fernando Alonso porque sería un doble orgullo porque un español gane con un Toyota, eso es un plus fantástico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Agustín Martín: «En Galicia vendimos un 60 % en híbrido»