El necesario cambio del Ford Focus

Los concesionarios de Ford respiran aliviados ante la inminente llegada del nuevo Focus, que en los últimos años se había quedado desactualizado frente a sus rivales de otras marcas generalistas. El nuevo modelo cuenta con mimbres para convertirse otra vez en opción en el competido mercado de compactos.

.

En 1998 comenzó el Ford Focus su vida comercial y desde entonces ha vendido siete millones de unidades en Europa y dieciséis en todo el mundo. Pero en los últimos años la tercera generación se quedó algo obsoleta frente a los nuevos modelos que salieron al mercado, como el Seat León, el Renault Mégane o el Volkswagen Golf, entre otros. El año pasado en España sus ventas bajaron hasta los 17.233 vehículos, muy por debajo sus rivales.

Siendo un coche fundamental para las ventas de Ford, la marca parece haber invertido ahora el dinero necesario para ponerlo al día, 600 millones de euros destinados a la planta de Saarlouis, en Alemania, donde se produce en la actualidad.

Hay que decir que todo es nuevo en esta cuarta generación del Focus que aparecerá en el mercado en el verano. Para empezar parte de una nueva plataforma, la C2, que le permitirá gozar de mayor tamaño, espacio interior, tecnología, capacidad dinámica y menor peso.

Sobre esa plataforma se han creado diferentes siluetas y así dispondrá de dos carrocerías, una hatchback de cinco puertas y una más alargada familiar, denominada Wagon. Y en ambas se desarrollan cuatro acabados, el normal, el ST Line que es el deportivo, el Vignale que es el lujoso y como gran novedad el Active que es un allroad.

De entrada su diseño evoluciona radicalmente, heredando algunos rasgos de su hermano pequeño el Fiesta, pero ganando en atractivo y deportividad, amén de ser más grandes en la generación actual, ya que el cinco puertas mide 4,37 metros y goza de un maletero de 375 litros. Aunque es el aumento en la distancia entre ejes, de cinco centímetros, lo que beneficia el espacio para los pasajeros.

MOTORES ECOBOOST

Se ha recurrido a los motores EcoBoost de gasolina y a los EcoBlue diésel para impulsarlo. En el caso de los primeros habrá un 1.0 litros de tres cilindros con potencias disponibles de 85, 100 y 125 caballos y otro de 1.5 litros, también de tres cilindros con desconexión de uno, con 150 o 182 caballos.

En el caso de los diésel habrá un EcoBlue de 1.5 litros con potencias de 95 y 120 caballos y otro de 2.0 litros de 150 caballos. Otra novedad mecánica de los nuevos Focus es la transmisión automática de ocho velocidades y cambio rápido que irá asociada a los motores más potentes como complemento a las cajas manuales de seis velocidades que se ofrecen de serie.

También, por primera vez, se introducen dos suspensiones diferentes en la gama.

Otro aspecto en el que el nuevo Ford Focus se pone al día es en tecnología de asistencia al conductor y ahora dispone de control de crucero adaptativo mejorado con Stop&Go, reconocimiento de señales de velocidad, mantenimiento de carril, iluminación adaptativa, asistente de estacionamiento automático, por primera vez pantalla de proyección de datos en el parabrisas y asistente de maniobra evasiva.

En conectividad también da un paso adelante con el FordPass Connect con un punto de acceso Wifi móvil, con conectividad de hasta diez dispositivos y con aplicaciones como Live Traffic para la navegación.

El nuevo Ford Focus, del que muy pronto se desvelarán sus precios, da un paso adelante en un segmento fundamental para la marca.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

El necesario cambio del Ford Focus