La vuelta del rugido a las Rías Baixas

Galicia será testigo de uno de los renacimientos más ansiados dentro del mundo del motor. El Rallye Recalvi Rías Baixas vuelve con una inscripción completada en apenas día y medio y el aplauso de una afición deseosa de su regreso.

.

Pocos jarros de agua tan fría recibieron los aficionados gallegos a los ralis como la cancelación, a principios del 2016, del Rallye Rías Baixas. La escudería homónima, organizadora del evento, lo dejó claro en una rueda de prensa al recordar todos los problemas económicos que venían arrastrando: no se veían con las fuerzas ni el apoyo necesario para sacar adelante un evento de esta magnitud. Una de las citas más emblemáticas del motor gallego se precipitaba por el acantilado. Hasta ahora.

Fernando Mouriño, presidente de la escudería Rías Baixas, ha recogido la toalla que en su día arrojó. En diciembre así se anunciaba. La edición número 52 de la prueba se celebraría al fin. Una de las mejores pruebas del Campeonato de España de Rallyes de Asfalto renacerá en dos semanas, el fin de semana del 11 y 12 de mayo, dentro del Campeonato Gallego como su tercera prueba. Volverán a rugir los motores.

Fueron un par de años largos, pero dada la expectación generada estos últimos meses parece que la espera habrá merecido la pena. En marzo se confirmaba que la escudería pontevedresa obtenía el beneplácito de su reglamento por parte de la FGA, mientras que, a su vez, se confirmaba uno de los grandes alicientes de esta nueva edición. La ciudad de Vigo, con Samil a la cabeza, será uno de los escenarios principales de la prueba. Dos jornadas de pura emoción para las que se abrió la inscripción el pasado 2 de abril y se cerrará el próximo miércoles.

Casi cien kilómetros cronometrados y más de cuatrocientos kiómetros compondrán el Rías Baixas. O Porriño será también uno de los parajes de la competición, lugar en el que el viernes se realizarán las verificaciones previas a la carrera. Por la tarde está previsto que se arranquen los motores y se dispute el primer tramo cronometrado del rali. Finalizada esta especial, la caravana del automovilismo volverá a Samil para descansar y prepararse para la próxima jornada. El sábado será el día grande. Para esta resurrección automovilística se contará con cuatro especiales cronometradas, que se completarán hasta en dos ocasiones.

Desde la organización se ha hecho un especial llamamiento a la seguridad de los espectadores. A estas alturas todo el mundo es consciente los riesgos de una prueba de este calado, y hasta se puede observar fácilmente la mejoría en ciertos comportamientos al compararlos con los vistos hace una década en la comunidad gallega; pero nadie olvida las tragedias del pasado, y menos cuando están tan próximas como la sucedida en el Rali de A Coruña, que segó la vida de seis personas e hirió a otras dieciséis.

Nunca hay un exceso de seguridad ni de atención, por eso el Rallye Recalvi Rías Baixas ya ha puesto en su web, a disposición de cualquiera con una conexión a Internet, las directrices a seguir durante toda la prueba. Consejos que mutan en leyes, si se da el caso: llegar al tramo con el tiempo suficiente, situarse en lugares elevados, evitar zonas potencialmente peligrosas, no invadir los lugares marcados con cinta roja (sí los que están con cintas amarillas), dejar libres los accesos y vías de evacuación de ambulancias, respetar las propiedades colindantes al trazado y seguir las instrucciones de los voluntarios y organizadores. Un conglomerado sencillo, pero que ayudará, innegablemente, a que la vuelta del Rías Baixas sea un éxito pleno. Por de pronto, y tras las dos primeras pruebas disputadas (A Coruña y Noia), queda configurado un tridente que depara emoción y sana competitividad. Senra, Caamaño y Meira. Los tres hombres destinados a medirse a lo largo del campeonato y que figuran en las listas como los aspirantes al título de campeón gallego. Una lucha igualada y que promete tener su continuación en dos semanas, después de que Caamaño impusiera su ritmo en Noia y acabara por delante del piloto fisterrán. Un intercambio de papeles si miramos la clasificación de A Coruña, y evitamos fijarnos demasiado en el primer puesto que ocupó Iván Ares, que decidió participar en su casa, pero que en la práctica se encuentra centrado en el Campeonato de España, por lo que no cuenta para el certamen autonómico.

Fernando Mouriño: «Conocí el ‘Rías’ viendo bajar coches por la Gran Vía»

Después de tantos años trabajando en el rali, el ver que no eramos capaces de sacarlo adelante fue algo que nos dolió particularmente», reconoce Fernando Mouriño. Las cosas han cambiado y su voz transmite las enormes ganas de que llegue el primer fin de semana de mayo. Por lo pronto, la participación de pilotos será plena. La inscripción voló, literalmente, en día y medio. Doscientos cincuenta coches saldrán de la Puerta del Sol de Vigo en una jornada de renacimiento en el deporte del motor.

Este último es un hecho que desde la escudería resaltan, a sabiendas de la importancia que es llevar la competición no solo a los aficionados, sino también a los ajenos a ella, a potenciales descubridores. «Para que esto tenga futuro debemos aproximar los ralis a las ciudades. Yo conocí el Rías así, viendo bajar los coches por la Gran Vía. A uno le entra el gusanillo y sigue», ríe Fernando.

Con una salud formidable y casi única ve el presidente de la escudería el gran rali del sur de Galicia. También con ilusión a la hora de buscar y encontrar el relevo generacional que ayude a continuar con el legado del Rías Baixas, y con el de la afición. Que no pierda lo conseguido hasta ahora, y se eduque en todo lo posible a los que llegan nuevos a este mundo del motor. «También en los pilotos hay un relevo, que poco a poco se va realizando. La labor de la Federación Gallega está ayudando muchísimo a que pilotos que nunca habían participado puedan hacerlo», concluye.

Votación
0 votos
Comentarios

La vuelta del rugido a las Rías Baixas